López Puelles tendría aval para la DGE, pero con lo justo

La UCR, el ARI y Confe decidieron su voto negativo y si sus senadores acatan esa orden, podría definir Racconto. Expectativas.
La semana pasada todos estaban tranquilos en el Gobierno, pero a pocas horas de la votación para ratificar o no a Carlos López Puelles como director general de Escuelas, aún hay negociaciones entre los senadores para conseguir los votos afirmativos.

Ayer la UCR, Consenso Federal y el ARI decidieron como partidos aliados vetar la postulación del candidato de Celso Jaque. En teoría esto implicaría 18 bolillas negras aseguradas (incluyendo a Unión Popular), aunque no está garantizado que en la votación secreta todos respondan a ese mandato, pues hay radicales ortodoxos que votarán al candidato de Jaque.

De igual manera el contador López Puelles lograría el acuerdo necesario para quedar en el cargo. Pero la votación será ajustada y todos sacan números.

Supuestamente el Gobierno cuenta con el apoyo de sus 11 senadores y los 4 del peronismo díscolo (Eje Peronista) que votarían en bloque. Además cuatro de los senadores demócratas votarían con bolillas blancas.

Así, podría ser decisivo el sufragio del vicegobernador Cristian Racconto, quien vota siempre y cuando el número de senadores presentes sea par.

De igual manera hay otros esquemas posibles. Dentro de la UCR al menos dos legisladores apoyarían la moción de López Puelles. También ocurriría lo mismo con un senador del Confe. Pero las hipótesis no terminan allí. Hay senadores oficialistas que quieren "pasarle factura" al Gobierno y podrían aprovechar la oportunidad con una bolilla negra. Aunque en el escrutinio cualquier decisión quedará sólo sometida a interpretaciones, pues la votación es secreta.

Lo que está claro es que si todos los senadores acatan la orden partidaria, López Puelles podría quedar en el camino o debería definir Racconto.

La decisión del interbloque (no estuvo presente Guillermo Amstutz, pero lo cuentan igual) opositor ayer fue contundente. Por primera vez ese sector toma una posición orgánica ordenando una dirección en el voto. "Los senadores van a ejercer su derecho como indica la Constitución.

Y la decisión de los tres partidos es que no den apoyo al candidato del Gobierno", aseguró Carlos Le Donne, quien ofició de vocero. Desde ese sector cuestionan la falta de antecedentes de López Puelles en el tema, pero también quieren dar una señal política.

Es que dicen que "el Gobierno no escuchó el mensaje de las urnas" y quieren negociar, por ejemplo, la posición de los legisladores nacionales del PJ frente a la ley de servicios de comunicación audiovisual. "No podemos dar apoyo a un Gobierno que no muestra nada de independencia", aseguró Le Donne, interventor de la UCR.

En el oficialismo están preocupados y hasta última hora negociaban acuerdos. Y acusan a la oposición de tomarse más atribuciones que las correspondientes. "Todo es más difícil después del 28 de junio. No entienden que se trata de elegir un ministro", aseguró un legislador del PJ. Aunque hubo muchos funcionarios "bochados" en el Senado, nunca ocurrió con un candidato a dirigir la DGE.

En la oposición también cayeron mal algunas maniobras realizadas para que López Puelles quedara bien parado. Y esas críticas apuntan a la audiencia pública, pues creen que todo estuvo orquestado y "se les fue la mano". De hecho está confirmado que entre los oradores había empleados y funcionarios de algunas reparticiones públicas que llegaron "camuflados" y con las preguntas estudiadas.

La sesión está prevista para las 8.30 de hoy. Luego de que se lea la resolución de la comisión de Legislación y Asuntos Constitucionales, la Cámara comenzará a sesionar en secreto. En ese momento el recinto es desalojado, quedándose sólo los senadores presentes. Allí emiten su voto con bolillas blancas o negras, según avalen o no al candidato.

Comentá la nota