López Murphy divide al frente opositor.

López Murphy divide al frente opositor.
Carrió lo apoya, pero Giustiniani y Morales se oponen al ingreso del ex ministro de Economía.
Después de una semana de ruidos internos y algunas declaraciones públicas en contra, los socios de Elisa Carrió intentarán ponerle límites al ingreso de Ricardo López Murphy al frente opositor que arman juntos.

"La base del frente electoral está armada y somos la Coalición Cívica, la UCR y el socialismo. De ahora en adelante deberá haber acuerdo de todos para aceptar nuevas incorporaciones", dijo a LA NACION el presidente de la UCR, Gerardo Morales.

Para evitar la polémica, el radical prefirió no mencionar específicamente la intención de Carrió de sumar al economista al frente opositor que arman juntos. Sin embargo, según fuentes inobjetables, si el socialismo insiste en su rechazo a López Murphy, Morales los apoyará.

El tema fue uno de los que dominó la cena que compartieron anteanoche en Villa Gesell el presidente del socialismo, Rubén Giustiniani; el jefe de la bancada radical en el Senado, Ernesto Sanz, y Morales.

Los tres senadores (que tejieron una relación muy buena desde sus bancas), acompañados por sus esposas, disfrutaron de un asado que Giustiniani preparó en la casa que alquila con su familia en la costa bonaerense.

Urgido por los reclamos internos, Giustiniani tocó el tema López Murphy antes del postre y explicó las diferencias ideológicas de su partido frente a la eventual incorporación del ex ministro, al margen de que sea o no candidato. Morales lo escuchó y le dijo que lo apoyaría, aunque más por solidaridad que por convicción.

Muchos intendentes y dirigentes radicales apoyaron a López Murphy en varias elecciones, disconformes con los candidatos de la UCR, y el economista sigue teniendo buena imagen en sectores del partido. Sin embargo, el ala más progresista de la UCR siempre lo resistió, igual que los socialistas, aliados mimados de los radicales.

En ese escenario, Morales preferiría priorizar su relación con Giustiniani, aun a costa de contradecir los deseos de Carrió.

La jefa de la CC, en cambio, había relativizado el rechazo socialista. "El acuerdo es por distritos, y nosotros vamos a apoyar al socialismo en Santa Fe", repetía para dejar en claro que podía sumar socios distintos en las diferentes provincias. Los socialistas no piensan los mismo.

Con el campo

Pero la cena también sirvió para que radicales y socialistas acordaran que el miércoles presentarán, durante una conferencia de prensa en el Congreso, su proyecto de emergencia agropecuaria.

La iniciativa, consensuada con Carrió antes de que ésta viajara por dos semanas a Estados Unidos, propone varias medidas que reclama el campo; entre ellas, la suspensión de las retenciones por 180 días, insistiendo en la propuesta que, sin éxito, el gobernador socialista Hermes Binner (Santa Fe) hizo hecho llegar al Gobierno.

Comentá la nota