En Lomas volvieron a exigir obras para evitar las inundaciones

Con el temor de que se produzcan nuevas tormentas, los vecinos de Lomas de Zamora cortaron ayer dos veces Camino Negro, a la altura de la calle Portela, para exigirle al Municipio medidas que eviten inundaciones como las que tuvieron que padecer el jueves y el sábado. "Tuvimos el agua hasta la cintura, perdimos muebles y se deterioraron nuestras casas", se quejó la gente. La protesta generó trastornos en el tránsito.
Un grupo de vecinos de Lomas de Zamora cortó ayer dos veces Camino Negro, a la altura de la calle Portela, para exigir medidas que eviten las inundaciones que tuvieron que padecer el jueves y el sábado, y que les generaron grandes pérdidas.

La gente pidió "obras" y también responsabilizó a las autoridades locales por los estragos que causó el agua, que en algunos casos alcanzó más de medio metro dentro de las viviendas.

"Ya no sabemos qué más hacer, nos seguimos inundando y no conseguimos respuestas. Las camas de mis hijos flotaban en el agua y el 24 de diciembre estuve limpiando hasta las 23, fue un desastre. Cada vez que llueve nos inundamos, pero en ésta oportunidad fue terrible porque las calles estaban anegadas y no podíamos salir de nuestras casas", señaló a Info Región Luisa Gómez, que vive en el Barrio Laprida.

"Quiero que alguien se haga cargo de todas las pérdidas materiales; no puedo reponer televisor, heladera y colchones cada vez que hay tormenta", agregó.

En tanto, la manifestación se extendió durante más de 5 horas por la mañana y luego retomaron la medida de fuerza nuevamente por la tarde; lo que ocasionó graves trastornos vehiculares en la zona.

"Nuestra intención no es perjudicar a los trabajadores, pero queremos ser escuchados. Nos juntamos vecinos de Santa Marta, La Loma, Barrio Laprida y muchos que viven en las inmediaciones al Parque Municipal, porque estamos cansados de las inundaciones", afirmó Josefina Gómez, mientras golpeaba con fuerza una cacerola. Y destacó: "Compré mi casa después de 40 años de sacrificio, la hice levantar más de un metro porque sabía que era una zona inundable; pero igual me entró un metro y medio de agua".

En ese contexto, muchos expresaron su temor a que se produzca un nuevo temporal: "Es la quinta vez en el año que nos inundamos y ahora estamos todos mirando el cielo y rezando para que no caigan dos gotas".

"Hace 60 años que vivo en el barrio y siempre tuvimos el mismo problema: el agua. Estamos cansados de pelear contra los arroyos, las zonas bajas y las alcantarillas tapadas; porque sentimos que siempre somos los mismos los que salimos perdiendo de estas situaciones", se quejó Arnaldo Fernández, que vive sobre la calle Boedo.

Miembros del Foro Hídrico de Lomas también acompañaron el reclamo vecinal y solicitaron que se concrete una reunión con el intendente Martín Insaurralde, que habría sido pautada para los próximos días.

"Es indispensable que nos reciba el Intendente y que escuche nuestros reclamos. Hace poco que asumió y ya nos atendió en varias oportunidades, pero la realidad es que la gente se sigue inundando y tenemos que buscar una solución urgente para ésta problemática", aseveró Ary Díaz, integrante de la organización, en diálogo con este medio.

Comentá la nota