LOMAS | TRAS VARIAS SEMANAS DE TRABAJOS Reabrieron la calle Madrid, pero continúan las quejas vecinales

Luego de que la calle Madrid, en Lomas de Zamora, permaneciese más de dos meses y medio cerrada al tránsito, ayer por la tarde se reabrió el paso vehicular. A pesar de que los vecinos quedaron conformes con los trabajos realizados, resaltaron la necesidad de que se coloquen lomos de burro en el lugar para "evitar las picadas”. En tanto, algunos comerciantes de la zona afirmaron que iniciarán acciones legales contra la Municipalidad, debido a las "pérdidas económicas registradas".

En el último tiempo la calle Madrid, en Lomas de Zamora, se había convertido en una arteria prácticamente intransitable, donde los autos, colectivos y camiones convivían con los enormes pozos que se habían adueñado del asfalto. Tras dos meses y medio de trabajo, integrantes de la Municipalidad reabrieron el paso vehicular, pero las quejas de los residentes continúan.

A pesar de que la obra realizada dejó conformes a los vecinos, resaltaron la necesidad de colocar lomos de burro, con el objetivo de “evitar las picadas por las noches”.

“Me parece perfecto que hayan arreglado la calle, porque era imposible circular. Los baches ocasionaban roturas en todos los coches y los remises ni siquiera ingresaban. Lo que sucede es que muchos autos tomarán la calle como una autopista y se correrán picadas, es por eso que es de suma necesidad que coloquen lomos de burro o semáforos”, relató Carlos Ferreira, que vive en Madrid al 200. Y detalló: "Por el momento desde la Municipalidad no se hicieron cargo de los gastos por las roturas de las veredas, varias personas ya solicitaron las refacciones, pero no obtuvieron respuestas".

En tanto, exigieron ante Info Región que los colectivos desvíen su recorrido y que los camiones de carga no circulen más por allí, ya que “si no se toman las precauciones necesarias el asfalto volverá a romperse”.

“Hicieron un trabajo muy importante y beneficioso para todos nosotros, pero la realidad es que si no se adoptan otras costumbres, en muy poco tiempo volveremos a tener toda la calle rota. Debido que en la cuadra hay un importante mayorista, los camiones de cargan entran y salen permanentemente, eso estropea muchísimo el pavimento. Además, los colectivos deberían encontrar alguna vía alternativa”, consideró Magdalena Fernández, que vive en la zona.

Por otro lado, algunos comerciantes adelantaron que iniciarán acciones legales contra la comuna, debido a las pérdidas económicas registradas.

“Tardaron tanto tiempo en reabrir la calle que tendré que cambiar de rubro, porque durante casi tres meses no obtuve ganancias. Ahora me veo en la obligación de realizar una intimación a las autoridades para que, por lo menos, me cubran los costos del local durante el tiempo que cerraron la calle”, aseveró Mariana, dueña de un almacén. Y agregó: “En un principio dijeron que el cierre de la arteria duraría un mes, pero luego se prolongó. Durante todo ese período los proveedores de lácteos, gaseosas, cerveza y fiambrería no me entregaron los pedidos, porque tienen prohibido desviarse de las calles pautadas. De esta manera perdí mucho dinero y me encuentro al límite de la quiebra”.

Comentá la nota