LOMAS | TRÁNSITO Camino Negro: autopista a los accidentes y a las curvas peligrosas

La autopista de Camino Negro, que une la Zona Sur con Capital Federal, es escenario de muchos accidentes de tránsito. Guardarrails rotos, malas señalizaciones y curvas demasiado pronunciadas son algunas de las falencias de la autovía. Los vecinos aseguran que los accidentes se repiten cada día, y piden soluciones.

La autopista de Camino Negro, que une la Zona Sur con Capital Federal, es escenario de muchos accidentes de tránsito. Guardarrails rotos, falta de señalización o señalización insuficiente y curvas pronunciadas son algunas de las falencias que destacan automovilistas y vecinos.

Muchos de los principales inconvenientes se registran siempre en el cruce con la calle Colombres, donde termina la vía rápida.

Este lugar se transformó en un punto neurálgico de la ciudad, en el que se producen severos embotellamientos y numerosos accidentes.

Además, una gran cantidad de peatones y automovilistas hacen caso omiso a los semáforos instalados en la intersección, razón por la cual, según los vecinos, allí rige "la ley del más fuerte".

El ejemplo más cercano fue el 24 de julio, cuando un colectivo de la línea 542 fue embestido por una camioneta mientras estaba detenido en el semáforo para tomar esa arteria y circular hacia el centro de Lomas.

Como saldo del choque, los ocupantes de la camioneta y dos pasajeros del micro resultaron heridos y debieron ser trasladados de urgencia al Hospital Luisa C. de Gandulfo de Lomas.

Otra de las preocupaciones que más inquieta a los vecinos son las pronunciadas curvas, donde muchas veces el espacio de maniobra que tienen los conductores para doblar es escaso, y que además no están señalizadas con anterioridad.

"Trabajo a 100 metros del lugar y hay accidentes a diario. Es un desastre y cada vez que escuchamos una frenada tenemos miedo de que algún familiar resulte herido. Faltan señalizaciones, porque la mayoría de los choques se evitarían con carteles de gran tamaño ubicados varios metros antes de la curva", destacó Oscar Fernández, comerciante y vecino.

En este punto vale destacar que en la bautizada "curva peligrosa" -en Camino Negro a metros de la intersección con Laprida, mano a Capital- el guardarrail está roto desde mediados de marzo, luego de que un camión de carga que transportaba azúcar perdiera el control y colisionara contra el vallado.

El chofer del camión fue hospitalizado debido a que sufrió politraumatismos durante el impacto. Por otro lado, por el peso del camión, los bomberos de Lomas de Zamora tuvieron que solicitar la colaboración de una grúa de gran porte para retirar el rodado y despejar el lugar. El vehículo circulaba a gran velocidad, y a pesar de haber intentado frenar –como lo muestran las huellas marcadas en el asfalto- no lo habría conseguido. Lo cierto es que en esa curva ya perdieron la vida muchas personas en el último año y medio, desde que se habilitó la autopista.

A estas fallas se suman las que presentan los puentes peatonales, que en algunos casos no tienen alambre protector, hecho que constituye un riesgo para los peatones.

En tanto, la falta de luminarias a lo largo de la autovía también es uno de los factores que señalan los vecinos a la hora de explicar los choques.

Comentá la nota