LOMAS | SOCIEDAD Avenida Juan XXIII: viaje al interior de los pozos

La transitada avenida Juan XXIII, en Lomas de Zamora, se convirtió en un "paraíso de los baches", según indicaron los vecinos y comerciantes de la zona que deben hacer malabares a diario para esquivar los enormes pozos que coparon el lugar. En ese sentido, Info Región recorrió el acceso rápido y constató el deterioro del camino.

Un auto se desvía para evitar un pozo de grandes dimensiones y profundidad. Continúa 50 metros más y vuelve a realizar la misma peligrosa maniobra, es que otro bache copa la arteria. El relato corresponde a la avenida Juan XXIII, en Lomas de Zamora, que es transitada por miles de vehículos a diario, pero que desde hace varios meses fue invadida por una gran cantidad de pozos que dificultan la circulación.

Ante esta situación, los vecinos y comerciantes de la zona expresaron su malestar por el deterioro en el pavimento y exigieron una "pronta reparación".

"Hace varios meses que la avenida está intransitable, es un desastre. Cada 20 metros hay un pozo enorme y no podemos seguir así. Pasan muchos camiones, colectivos y autos todos los días, es uno de los accesos más importantes a Lomas y es una vergüenza que la calle esté tan rota", destacó Julián Galán, vecino. Y agregó: "Espero que la arreglen rápido, porque no podemos seguir viviendo de esta manera. Muchos de los baches son profundos y cuando pasan vehículos pesados saltan piedras para todos lados".

Además, afirmaron que sienten temor de que se produzcan "graves accidentes de tránsito", ya que muchos efectúan "arriesgadas maniobras" para evitar los baches.

"Los autos hacen maniobras muy peligrosas para esquivar los pozos y un día de estos lamentaremos un accidente grave. Durante todo el día se escuchan bocinazos y frenadas, estamos todos los comerciantes con el corazón en la boca pensando que en cualquier momento hay un choque", advirtió Fernando González, que atiende un negocio en la zona.

En ese contexto, los residentes de la zona sostuvieron que "muchos coches se rompieron", producto de los desniveles en el asfalto.

"Permanentemente se ven estacionar autos que rompieron una rueda por los baches; no se qué están esperando las autoridades para arreglar la avenida. Es una lástima que esté tan abandonada, al igual que muchas de las calles de las inmediaciones", afirmó González, en diálogo con Info Región.

En tanto, uno de los pozos más grandes se encuentra en la intersección de Juan XXIII y Madrid, donde hay varios negocios y una estación de servicio muy concurrida.

"La mayoría de las personas que ingresan a la estación de servicio terminan cayéndose en uno de los agujeros. Los únicos beneficiados por esta situación son las gomerías", ironizó Galán.

Comentá la nota