LOMAS | SIEMPRE IGUAL Semáforos que no funcionan, una figurita repetida

Sobre Camino Negro, en muchos cruces de la colectora los semáforos sólo muestran una luz amarilla que titila a toda hora. Vecinos, comerciantes, peatones y conductores mostraron su indignación por el problema, que parece no tener solución, porque ya lleva varios meses.
En muchas ocasiones hasta se producen embotellamientos. Exigen soluciones urgente.

La falla en los semáforos de la región ya se ha vuelto una postal repetida para los miles de vecinos que transitan por las calles de esta zona sur.

Sobre todo en Lomas, el problema es recurrente, o mejor dicho, nunca tuvo solución, al menos en algunos puntos, como los cruces de la autopista de Camino Negro.

En Laprida, o también en 12 de Octubre, desde hace muchos meses que la luz titila en amarillo, día y noche, y eso es se ha transformado en un peligro para peatones y conductores.

La problemática aparece a cualquier hora y nadie todavía ha resuelto la cuestión.

"Realmente no sé qué esperan, que muera la gente atropellada, que nuestros hijos resulten heridos. Esto es una vergüenza, deberían tener un poco de conciencia y hacer algo por los vecinos", resumió Laura Acosta, que esperaba para cruzar en Laprida, con sus dos pequeños hijos de la mano.

Pero la molestia no se trasluce sólo en boca de los peatones. Los conductores también hacen notar la queja, incluso los choferes de distintas líneas de colectivo, que todo el día padecen la falla.

"Vengo siempre a cargar combustible a esta estación de servicio, y veo cada vez que es un problema para cruzar, depende la hora se producen embotellamientos, porque están los que quieren tomar Camino Negro, los que continúan su trayecto por colectora en sentido a La Noria y quienes vienen del otro lado de la autopista. Es un caos", resumió Luis Sanguinetti, que vive a pocas cuadras del cruce con 12 de Octubre, donde hay un lugar de expendio de nafta.

Este problema Info Región lo advierte desde hace muchos meses. Incluso se han publicado varias notas al respecto, con diferentes quejas que se escuchan en la calle. Todos demuestran su preocupación, pero nadie hace nada para evitar una desgracia.

"Para nosotros ya es costumbre, cuando venimos por acá sabemos que va a aparecer el problema, parece que va a quedar así para siempre, lo bueno sería que retiren de una buena vez el poste del semáforo, porque si nunca más va a funcionar están ahí y parece un chiste", señaló con ironía Pablo, un chofer de la línea 277.

Comentá la nota