LOMAS | RECLAMOS Los baches y la falta de luminarias afectan a vecinos de Temperley

En la calle Iriarte al 2400 los vecinos manifestaron su queja por el "deplorable" estado en el que se encuentra esa cuadra. Además, indicaron que también hay problemas de iluminación y que "encima hubo un aumento de impuestos". Exigen una solución al municipio de Lomas de Zamora.

A las innumerables quejas por las malas condiciones en las que se encuentran muchas calles de la región se le suma la de un grupo de vecinos que reside en Iriarte al 2400, en Temperley. “Estamos cansados de que la municipalidad nos cobre los impuestos como si fuéramos de la clase alta cuando en realidad no lo somos. Encima, las calles están destruídas”, se quejó Osvaldo Herber, que vive en esa cuadra del partido de Lomas de Zamora, y que debe convivir con una asfalto prácticamente destruido.

Incluso, también manifestaron su malestar por la falta de luminarias. "Esto es una boca de lobos, no sé qué esperan, deberían tener más responsabilidad con todos los contribuyentes, y no hacer diferencias", indicaron en voz alta.

“Los focos de las luces de la calle lo cambiamos nosotros porque no viene nadie a cambiarlos”, se enojó Oscar Annacondia y añadió: “Nadie se atreve a pasar por la esquina, ya que no hay iluminación y a la gente le da miedo pasar por ahí”.

“Esta especie de mejorado que hicieron hace algún tiempo lo pagamos nosotros de nuestro bolsillo, pero con el peso de los camiones ya se rompió otra vez”, señaló Herber. Y agregó: “Encima, también sufrimos el problema de las napas”.

En diálogo con Info Región, Marta Jiménez, otra de las vecinas del lugar también expresó su enojo: “Cuando llueve, las calles se inundan y los chicos que van al colegio tienen que caminar por el medio del barro exponiéndose a que les suceda algo. Necesitamos una respuesta urgente, necesitamos que nos den la importancia que merecemos como vecinos”.

Durante el recorrido de Info Regijòn los residentes del lugar aprovecharon la ocasión para expresar su reclamo sobre los desechos que “tira la textil” que se encuentra allí.

“A veces sentimos un olor extraño o vemos que tiran desechos líquidos de colores raros y nos asusta porque no sabemos si es una sustancia tóxica”, manifestó Gloria De Dios, otra pobladora del lugar.

En tanto, todos coincidieron en que desde el municipio “no brindan una respuesta concreta” y “sólo hacen promesas que nunca se cumplen”. Además comentaron que presentaron cartas de quejas al municipio firmadas por todos los vecinos, y realizaron denuncias "reiteradas veces”.

“Lo que nos molesta es que dos cuadras más adelante el barrio cambia totalmente y no entendemos porqué sucede eso si pagamos los impuestos de la misma manera que esos vecinos”, se quejó Annacondia.

Por último, se mostraron indignados por el “aumento de los impuestos". “Encima que no cumplen con su trabajo nos aumentan los impuestos. Al final nos tratan como si fuéramos personas adineradas y en verdad no lo somos”, concluyó Herber.

Comentá la nota