LOMAS | RECLAMO VECINAL Vecinos pidieron la repavimentación de la calle Las Lilas

Los vecinos de la calle Las Lilas, en Parque Barón, exigieron la repavimentación de la arteria, debido la cantidad de baches que dificultan el paso.
"Queremos que reparen la calle, hace muchos años que está llena de pozos y necesitamos una solución urgente", resaltaron.

Cansados de esquivar los baches de la calle Las Lilas, en Parque Barón, los vecinos exigieron la pronta repavimentación de la arteria, que denuncian que por tramos es "casi intransitable".

"Lo único que pedimos es que arreglen la calle, nos cansamos de hacer reclamos al Municipio y que nos digan que la solicitud ya fue tomada. Hace varios años que tenemos problemas con el asfalto y es necesario que se realice la repavimentación", remarcó Graciela Farías, vecina, en diálogo con éste medio.

"Uno de los pozos más importantes está en la esquina, y mucha gente que desconoce la zona termina hundiéndose en el bache", agregó.

Por otro lado, manifestaron que otro de los graves problemas que ocasiona el mal estado del asfalto es la "rotura de vehículos".

"Varios coches pincharon las ruedas en éste lugar y es una vergüenza que nadie solucione el inconveniente. Los únicos que se ven favorecidos con ésta situación son los dueños de las gomerías", ironizó Javier Fernández, que vive en la cuadra. Y sostuvo: "Muchas veces se escuchan frenadas y los conductores tienen que circular haciendo zigzag para esquivar los baches".

La arteria se encuentra a escasos metros del transitado Camino Negro, por lo que es un paso obligado para muchos conductores, lo que según los vecinos empeora el problema.

"A veces rellenamos los pozos con escombro, pero la realidad es que no es una tarea que nos corresponda hacer. Pagamos los impuestos y necesitamos que alguien nos solucione el problema. Muchos autos circulan por la calle Las Lilas para retomar Camino Negro y es el paso obligado para los vecinos de la zona que quieran utilizar la autopista", afirmó Fernández, en diálogo con Info Región.

En ese contexto, los agujeros en el asfalto se encuentran repletos de agua estancada, lo que genera también malos olores.

"Cuando llueve es un problema, porque el agua se estanca y el olor es muy desagradable. Además, falta poco para el verano, y el riesgo de la propagación del dengue está presente", se quejaron los vecinos.

Comentá la nota