LOMAS | LUEGO DE LA LLUVIA Otra vez la escasa lluvia inundó varias calles de Fiorito

Aún cuando las precipitaciones no son intensas, algunas arterias de Villa Fiorito terminan anegadas, como ocurrió ayer. Esta situación, que se repite con cada lluvia, provocó de nuevo el enojo de los vecinos, que culparon al arroyo Unamuno y las deficiencias en su desagüe. Además, volvieron a pedir la instalación de una bomba de desagote "que envíe el agua acumulada a un aliviador" para evitar el problema que padecen desde hace tiempo.

Aunque no fue intensa la lluvia de ayer a la madrugada, los vecinos de Villa Fiorito volvieron a padecer el anegamiento del barrio por la cantidad de agua y suciedad que se acumuló en varias calles que rodean al Arroyo Unamuno.

La reiterada situación, de calles anegadas y agua en las viviendas, provocó malestar en los residentes de la zona, quienes volvieron a pedir que "se coloque una bomba de desagote para enviar el agua acumulada al aliviador", que se encuentra a pocas cuadras del cauce.

Una de las arterias más afectadas fue Ejército de Los Andes. Por allí circulan varias líneas de colectivo, camiones y autos particulares a diario pero ayer los automovilistas debieron buscar calles alternativas para transitar por miedo a "quedarse en medio de la calle".

"Siempre que caen dos gotas sucede lo mismo. Ejército de Los Andes se llena de agua y tenemos que pasar por las calles de tierra que están todas rotas. La verdad, no sé qué es peor: si el agua que se junta o las calles totalmente deterioradas que terminan rompiendo el auto", comentó enojado Carlos Benítez mientras buscaba pasar con su auto por alguna calle.

En tanto, en la arteria Virgen de Itatí al 500 se observaba el mismo escenario. La calle dividió por varias horas a los vecinos, quienes para cruzar de una vereda a la otra debieron meterse en el agua y mojarse hasta las rodillas.

"Es una vergüenza que con lo poco que llovió no pueda ni salir a comprar. A los chicos los tengo que tener encerrados para que no se mojen los pies porque sino después se enferman", explicó Silvia Barraza que con un secador de piso intentaba sacar el agua sucia de la entrada de su casa, situada en Itati al 700.

La problemática de las inundaciones en Villa Fiorito no es nueva, lleva años. Todos los vecinos apuntan al arroyo Unamuno, que atraviesa el barrio y se desborda cada vez que llueve debido a la cantidad de basura que se acumula en su cauce y que también lo bordea, obstruyendo cualquier tipo de desagüe.

Debido a los reiterados reclamos de quienes viven allí y de los miembros del Foro Hídrico local, hace un mes se puso en marcha la limpieza del arroyo. Sin embargo, los vecinos señalaron ante Info Región que "todo sigue igual".

Así, Ramón Mondragón, vecino de Fiorito, indicó que "hasta que no se terminen las obras por completo, ésta situación va a volver a repetirse". "Queremos que se envíe el agua al aliviador que está a pocas cuadras de acá", manifestó.

Comentá la nota