LOMAS | EN LAS INMEDIACIONES DE LA UNLZ Insaurralde concretó en dos semanas lo que no se hizo en años

En menos de un mes la gestión municipal de Lomas de Zamora puso en marcha obras que eran solicitadas desde hace tiempo.
En las inmediaciones de la Universidad local se repararon todas las luminarias, se limpiaron las banquinas, plantaron árboles e incluso se arregló y pintó el puente peatonal de Juan XXIII, en la entrada del campus universitario. Insaurralde asumió hace poco más de un mes, y en 15 días resolvió un problema que llevaban años.

En menos de un mes al frente de la intendencia de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde atendió cada uno de los reclamos que desde hace años venía haciendo la Universidad Nacional de Lomas de Zamora (UNLZ) en materia de señalización e iluminación de sus inmediaciones.

De este modo, lo que no se había logrado en muchos años se puso en marcha en las últimas semanas, y se dio solución a un problema antiguo que venía padeciendo la comunidad educativa.

Era común oír quejas de todo tipo por parte del alumnado que asiste a diario al campus universitario, referidas a la falta de iluminación y sobre el desperfecto de los cruces peatonales, fallas que en más de una oportunidad provocaron accidentes viales que tuvieron a los estudiantes como protagonistas.

Ahora, en el transcurso de 15 días, el panorama ha cambiado. Por la noche cada una de las luminarias funciona y la parada de transporte público de pasajeros ubicada sobre Juan XXIII, frente al ingreso de las facultades de Derecho y Ciencias Sociales, está completamente iluminada. Incluso fue embellecida con la plantación de una extensa hilera de árboles. Es que a escasos metros, y a lo largo de más de una década, los pastizales cobraban longitudes extraordinarias que no sólo dificultaban la visual y propiciaban un escenario de riesgo e inseguridad, sino que se mostraban como un foco infeccioso donde podía formarse el mosquito transmisor del dengue.

Asimismo, las banquinas están completamente señalizadas y limpias, cuando hasta hace un mes sólo se advertían montañas de basura y todo tipo de desperdicios a lo largo de varios metros en ambas manos de la arteria.

Hace dos semanas la Universidad local, realizó un nuevo pedido formal, pero en esta oportunidad fue escuchado.

"Llevamos 25 años de reclamos, y en 15 días nos dieron una respuesta más que satisfactoria, que superó nuestras expectativas. Esto demuestra que cuando hay voluntad política se pueden hacer muchas cosas", expresó una alta autoridad universitaria a Info Región.

La nueva gestión municipal que encabeza el intendente Insaurralde puso manos a la obra en tiempo récord y realizó lo que se pudo haber hecho mucho antes. Sin mezquindades ni especulaciones concretó con compromiso y simpleza un viejo reclamo de las autoridades académicas, que también era expresada por los estudiantes.

"Realmente estamos conformes, ahora esperar el colectivo a la noche no representa el riesgo de hace poco tiempo atrás, la sensación que tenemos cuando salimos de la Facultad no es de tanto temor. Hasta cruzar el puente era un peligro y hacerlo por el cruce también, pero ahora tenemos las dos opciones", afirmó Mariela, estudiante de cuarto año de la carrera de Relaciones Públicas de la casa de estudios.

Las obras de la flamante gestión llevaron tranquilidad a la comunidad educativa, y algo de sorpresa por la celeridad con la que fueron concretadas. En poco más de diez días se cortó el pasto que estaba totalmente descuidado, se plantaron cientos de árboles en las inmediaciones del campus, sobre Camino de Cintura, en el acceso a la Facultad de Económicas y la Biblioteca Central de la Casa de Altos Estudios. Además la municipalidad reemplazó el viejo sistema de luminarias por uno más moderno, con doble foco en cada columna, con mucha más potencia, pintaron las banquinas, que también desmalezaron y limpiaron y repararon y pintaron el puente peatonal de cruza Juan XXIII, históricamente dañado. En tanto, los semáforos, que de tanto en tanto dejaban de funcionar, ahora están correctamente coordinados, lo que también aporta al orden del tránsito que deriva en el cuidado de toda la comunidad que por allí transita. Esta situación se ha hecho extensiva a esquinas estratégicas de Lomas, donde el Municipio ha decidido que los vecinos disfruten de amplios murales para evitar pintadas y pegatinas de carteles.

Comentá la nota