En Lomas la fuerte lluvia también complicó

Otra vez la tormenta afectó a vecinos de Lomas de Zamora, sobre todo en el Barrio Laprida y en Ingeniero Budge. Cuando aún estaban quitando el agua que se había metido en sus casas en vísperas de Navidad, la intensa lluvia de ayer extendió el penoso panorama. Aseguran que reuniran firmas y no descartan volver a cortar la autopista de Camino Negro.
Las fuertes lluvias de ayer no dieron tregua a los vecinos de algunos puntos de Lomas de Zamora, que al igual que el jueves se vieron afectados por la acumulación de agua. Otra vez el temporal alteró los ánimos de los residentes del barrio Laprida, quienes habían pasado una Navidad desolada. Cuando todavía estaban sacando el agua de sus viviendas, la lluvia golpeó de nuevo.

"Esperamos que esto alguna vez se termine. No nos gusta cortar Camino Negro pero esto es una situación que no se tolera más. Es muy triste recibir la Navidad en estas condiciones. Ahora tememos que ante cada lluvia pase lo mismo", resaltó Daniel, que reside en la zona.

Lo que prevén realizar es una junta de firmas para presentar un petitorio en el Municipio, aunque no descartan volver a la calle para cortar el tránsito en la autopista que une la Ciudad Autónoma de Buenos Aires con la zona sur del conurbano.

"En 48 horas nos inundamos por completo y no recibimos respuestas, si es necesario vamos a marchar, juntar firmas y cortar las calles hasta que alguien haga algo", agregó María Benítez, que también vive allí y que prefirió no abandonar su casa en la Nochebuena para evitar "llegar y no encontrar nada de lo poco que quedó".

En esta zona muchas casas tuvieron más de medio metros de agua en su interior.

A este reclamo se sumaron los vecinos de la calle Pedro Mascagni, entre Portela y Sáenz, que tras la fuerte tormenta se volvió a colmar de agua.

"No podemos seguir con esta situación, lo que ocurre es que esto se va agravando con el paso del tiempo y nosotros no podemos perder todas nuestras pertenencias cada vez que llueve", indicó Gabriela González, cuyo domicilio está ubicado en Pedro Mascagni al 200.

Allí los vecinos volvieron a quejarse porque padecen la misma situación frente a cada tormenta "desde hace 40 años", y pidieron soluciones urgentes, porque según indicaron "la Municipalidad no realizó las obras necesarias de drenaje en los últimos años".

"Es que cada vez que en la zona hay tormenta de gran intensidad, no podemos dormir en paz ya que encontramos el mismo panorama y la situación ya es cansadora", resaltaron los vecinos.

Esta realidad reflejó que no sólo sufrieron las consecuencias de las inclemencias climáticas y de la falta de obras en materia hídrica quienes habitan en la periferia de Lomas, como suele ocurrir, sino que esta situación se está extendiendo a muchos sectores del distrito y el reclamo crece, como el agua ante cada tormenta.

Comentá la nota