LOMAS | DICEN QUE VOLVERÁN A MOVILIZARSE Siguen las quejas por la falta de agua y luz en el barrio Miró

Los residentes del barrio Gabriel Miró, ubicado en la localidad de Villa Fiorito, Lomas de Zamora, permanecen sin agua corriente ni energía eléctrica y sostienen que la parada de colectivos prometida por los funcionarios es "un palo en el medio de Camino Negro sin iluminación". "Pese al compromiso que asumieron seguimos igual, sin nada y sin ser escuchados. Además, pedimos que las tierras sean entregadas legalmente a los vecinos del barrio", manifestó Lorena Aguirre, una de las personas que reclama.

Hace cinco meses, vecinos del barrio Gabriel Miró recibieron las promesas de funcionarios municipales que le garantizaron soluciones cuando cortaron por más de cuatro horas la autopista Camino Negro, pero hasta el momento "la situación sigue igual". "Sin agua, sin luz y ni siquiera una parada de colectivos cercana", resaltan en su queja desde Villa Fiorito, Lomas de Zamora.

"Pese al compromiso que asumieron seguimos igual, sin nada y sin ser oídos. Estamos sin agua corriente ni energía eléctrica y la parada de colectivos prometida por los funcionarios es un palo en el medio de Camino Negro que no tiene iluminación, por lo que los micros no frenan. Además, pedimos que las tierras sean entregadas legalmente a los vecinos del barrio", manifestó Lorena Aguirre, una de las voceras del barrio.

Hace tres años un grupo de vecinos tomó las tierras y armó un humilde barrio en Camino Negro y Recondo. Con el tiempo, los residentes solicitaron los servicios que nunca llegaron y por eso vuelven a reclamar con insistencia.

"El día que cortamos y no dejamos pasar a nadie se movieron y vinieron a hablar con nosotros, nos prometieron que iban a hacer un montón de cosas, que colocarían la parada de inmediato y hablarían con gente de Tierras para que nos entreguen el lugar. Sin embargo, nada cambió y ahora nadie se hace cargo de lo que nos dijeron", sostuvo la mujer indignada.

Y agregó:"Vamos a volver a movilizarnos y a cortar si es necesario. Vimos que sólo nos contestaron cuando nos movimos y no nos queda otra que regresar a las medidas de fuerza. Estamos cansados de las promesas y queremos una respuesta real".

Más de mil personas habitan el extenso terreno y carecen de agua corriente y luz eléctrica, por eso, con una movilización en plena avenida, pidieron mejoras para el barrio y los funcionarios que se acercaron les habían "prometido tomar cartas en el asunto".

La gente manifestó que es "insostenible" para las familias numerosas vivir a diario allí, ya que carecen de servicios básicos, que en algunos hogares está instalado de manera clandestina y muchas veces provocan graves incidentes.

Ellos levantaron el barrio a fuerza de "trabajo" y "a pulmón" y hace más de dos años recibieron por parte de las autoridades provinciales un permiso, según aseguran, que les garantiza la porción de terreno. Pero desde principios de 2009 solicitan la sanción completa para evitar un desalojo en el futuro.

Comentá la nota