LOMAS | CONTROL DE ARBA Incidentes durante un operativo fiscal en la feria de La Salada

El titular de la Agencia de Recaudación de Buenos Aires (ARBA, Santiago Montoya, encabezó ayer por la mañana un operativo de detección de evasión fiscal, procedencia de mercadería y otras irregularidades en la feria de La Salada. Durante el procedimiento se registró una serie de incidentes cuando un grupo de puesteros agredió a los agentes que llevaron adelante las inspecciones.

El titular de la Agencia de Recaudación de la Provincia de Buenos Aires (ARBA), Santiago Montoya, encabezó ayer un operativo de control en la feria "La Salada" con el objetivo de detectar casos de evasión impositiva e infracciones a la ley de propiedad intelectual, donde se decomisó la carga de 33 vehículos.

"Estamos previniendo lo que creemos que va a pasar en los próximos meses, que es que muchas empresas de primera línea utilizarán a estos puestos para vender sus productos eludiendo el pago de impuestos", manifestó el funcionario, quien dijo que hubo "resistencia" de los comerciantes al iniciarse el operativo, ya que los inspectores fueron atacados a huevazos.

Al respecto el titular de ARBA adelantó que se presentará ante la Justicia para lograr una orden de allanamiento que le permita inspeccionar los puestos comerciales a donde se les impidió el ingreso.

Montoya añadió que el operativo incluyó el armado de un anillo de entre 4 y 5 kilómetros alrededor del predio para impedir el traslado de mercadería que no contara con la documentación fiscal correspondiente.

Asimismo, precisó que durante la madrugada y las primeras horas de la mañana se había decomisado la carga (no el vehículo) de 33 transportes.

El recaudador bonaerense remarcó que el objetivo del operativo es "evitar el corrimiento hacia la informalidad de muchas actividades", algo que se teme como consecuencia de la posibilidad de una caída de las ventas dentro el circuito registrado.

Por otro lado, Montoya subrayó que "el objetivo no es ir contra los puesteros sino contra los grandes proveedores que son los que les entregan la mercadería y son los principales evasores".

"Obviamente -continuó- a los puesteros les vamos a pedir que cumplan con las normas pero nos interesa el grande que está detrás del chico".

Montoya afirmó que en "el 70 por ciento de los puestos inspeccionados se detectó la existencia de proveedores que no dan facturas sobre las ventas".

Comentá la nota