LOMAS | CONTRA LOS COLECTIVOS TRUCHOS EN BUDGE Quieren iniciar acciones legales por falta de control en el transporte

Tras años de reclamos, los vecinos de Ingeniero Budge, en Lomas de Zamora, continúan conviviendo con los colectivos sin habilitación. Dicen que no tuvieron ninguna respuesta y se quejan porque las calles de La Noria están invadidas por formaciones en mal estado y sin autorización para circular.

Un grupo de 50 vecinos de las zonas aledañas a la feria La Salada, en Ingeniero Budge, realizaron a lo largo del año reclamos y presentaciones en el municipio de Lomas de Zamora y en distintas carteras nacionales para solicitar el control sobre los colectivos sin habilitación que circulan por el barrio, pero no tuvieron respuestas y amenazan con iniciar acciones legales contra los organismos reguladores y la comuna.

Desde hace muchos años circulan por esa zona colectivos que no cuentan con la autorización correspondiente para trasladar pasajeros. Sin embargo, realizan un recorrido por todo el vecindario.

La solicitud de los residentes de Villa Constitución, Villa Amelia, América Latina y Lamadrid es que los rodados no habilitados por autoridades municipales ni provinciales dejen de transitar por las calles del lugar ya que consideran que "son los responsables del caos vehicular, los destrozos en el pavimento y lesiones en pasajeros” por non contar con las medidas mínimas de seguridad.

“Los colectivos siguen pasando como si nada. Se encuentran en pésimas condiciones, las formaciones están horribles y destruidas. Además, se creen dueños de las calles y obstaculizan las arterias más transitadas y no les podemos decir nada porque te patotean”, señaló una de las vecinas que encabezó el pedido.

Y agregó: “Ninguna autoridad se hace responsable de esto, ellos hacen lo que quieren y nadie puede decirles nada. Nosotros seguimos paso a paso todas las medidas administrativas pero vamos a tener que apelar a la Justicia si todo sigue igual”.

La clandestinidad en la que trabajan esas empresas pone en riesgo la seguridad de los pasajeros, no sólo porque los vehículos se encuentran muy deteriorados sino que también transportan una cantidad de personas que supera la capacidad de las formaciones. Estas presentan curiosas similitudes entre ellas, todas se dirigen hacia la Feria La Salada, cobran tarifas accesibles y se amparan bajo la falta de control.

Además, los residentes sostienen que las paradas de colectivos de La Noria son demasiado angostas para albergar a las largas filas de usuarios y, en muchos casos, corren el riesgo de desplomarse sobre la gente. Durante las horas pico, miles de personas caminan por las estrechas calles de La Noria, que tienen el asfalto prácticamente hundido por el excesivo peso de camiones y ómnibus.

“Presentamos quejas y nos reunimos en varias oportunidades con funcionarios de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) nos escuchan, toman nota pero no toman ninguna resolución al respecto”, contó Ledesma que recorrió oficinas y dialogó con funcionarios.

Y detalló que desde el municipio “prometieron” bachear y arreglar las calles Lametan, Orán y Newton para que sirvieran como arterias alternativas ante la obstaculización de los colectivos, producto de la feria, pero aún permanecen “sin arreglar”.

“Si los funcionarios continúan haciendo oídos sordos a nuestro pedido tendremos que recurrir a una demanda legal para que realmente comiencen a hacer algo por los vecinos de Budge”, aseguró la mujer.

Comentá la nota