LOMAS | CONCEJO DELIBERANTE Portell admitió que "es muy probable" que se quiebre Unidos por Lomas

El titular de Unidos por Lomas advirtió que "al no haber acuerdo sobre quién va a presidir" la bancada desde el 10 de diciembre "hay riesgo de fractura".
Además, justificó su respaldo al presupuesto 2010 y los superpoderes para el intendente Martín Insaurralde que fue duramente cuestionado por sus compañeros de bloque. "No quiero poner palos en la rueda", señaló.

La fuerza y la velocidad que, como un tren en plena marcha, venía levantando el pro peronismo de Lomas de Zamora parece haberse detenido en la estación de la discordia y las desavenencias internas. Las discusiones sobre quién será el elegido del espacio para sentar al frente del Concejo Deliberante, un hecho factible a la luz de los acuerdos que podrían darse con otras fuerzas, y el reparto de cargos en el Cuerpo, parecen haber jugado en contra del armado que, de ungirse en la primera minoría a partir del 10 diciembre pasaría a ser, otra vez, un conjunto de sectores que se esfuerzan por mostrar unidad.

La semana pasada, las diferencias volvieron a saltar a la luz pública cuando el presidente del bloque, Pablo Portell, apoyó, en disidencia con el resto de sus cinco compañeros, los superpoderes para el intendente Martín Insaurralde que fueron incluidos en el presupuesto del próximo año.

Echadas las cartas, el propio Portell admitió algo que parece inexorable: "Al no haber acuerdo sobre quién va a presidir el bloque hay riesgo de fractura".

"Yo quiero seguir conduciendo pero no me voy a meter porque no llegamos a ningún lado con la discusión, no vale la pena. La veo muy complicada, quizá se trabajen algunos temas en interbloque pero el bloque está muy cerca de romperse", reconoció el edil en diálogo con Info Región.

Con ese panorama blanqueado, el sector quedaría dividido en cuatro a partir del 10 de diciembre: por un lado Portell con un monobloque, otro bloque estaría integrado por los concejales más ligados al duhaldismo puro Jorge Ferreyra y Eduardo Amalvy, un tercer espacio estaría compuesto por Diego Cordera y los futuros ediles Gabriel Mércuri y Javier Iglesias, mientras que la última bancada sería la cara más "denarvaísta" con Sebastián Leporace, Hernán Tapari y Claudio Menéndez.

Se sabe que Ferreyra quiere conducir el Concejo y es un secreto a voces que Mércuri y Leporace discuten por la presidencia de un hipotético bloque unificado, pero mientras no haya acuerdo como admitió Portell, la fractura está cerca.

"La votación del presupuesto no va hacer peligrar el bloque, si se rompe serán por cuestiones más de fondo. Estamos teniendo reuniones continuas por la presidencia del Concejo, la titularidad de la bancada y los cargos a ocupar y no hay acuerdos entre dos sectores", señaló el dirigente macrista al respecto.

Además, cargó contra Cordera que en la semana le recordó que siendo presidente de un bloque opositor no puede acompañar los superpoderes para Insaurralde.

"Está un poco falto de memoria. El año pasado cuando Jorge Rossi estaba en la Intendencia acompañó el presupuesto con superpoderes. El intendente era otro y era acérrimo enemigo de su conductor, Osvaldo Mércuri. No entiendo cómo hoy me puede criticar cuando el contexto y las situaciones son diferentes", replicó.

Asimismo, justificó su respaldo al cálculo de recursos con facultades extraordinarias incluidas ya que enfatizó que "poner palos en la rueda para que el Intendente pueda realizar una buena gestión no es positivo para los vecinos de Lomas".

"Insaurralde ha llamado al diálogo, a la apertura, al consenso y es lo que la oposición venía reclamándole. El presupuesto es importante pero más importante es la rendición de cuentas, allí voy a ver si los cambios de partidas fueron adecuados a no", concluyó Portell.

Comentá la nota