LOMAS | BARRIO 17 DE NOVIEMBRE Piden el relleno del asentamiento de Camino Negro y Canadá

La intensa lluvia que azotó a la región en los últimos días provocó que varias familias que residen en el asentamiento "17 de noviembre", de Budge, tuviesen que abandonar sus hogares, ya que la zona quedó prácticamente "bajo el agua". Por eso, exigieron a las autoridades el relleno del terreno.

Los vecinos del barrio "17 de noviembre", ubicado en Camino Negro y Canadá, localidad de Ingeniero Budge, exigieron el relleno del terreno, con el objetivo de "evitar inundaciones" como las que padecieron este fin de semana tras la copiosa lluvia del sábado. Según indicaron los residentes del lugar, en diálogo con Info Región, a raíz de las malas condiciones climáticas, el lugar quedó "bajo el agua".

"Cada vez que llueve quedamos tapados por el agua, porque los pozos que hay en el barrio son muy grandes, se acumula el líquido y no hay ningún tipo de desagote. Necesitamos que las autoridades rellenen la zona, para que no tengamos que padecer esta situación. Entre los vecinos hicimos algunos trabajos paliativos, pero no contamos con los materiales, ni maquinarias necesarias para realizar una obra eficiente", destacó Walter González, delegado del asentamiento. Y agregó: "Esperamos que los dirigentes escuchen nuestro reclamo, porque no podemos seguir viviendo de esta manera".

En ese sentido, resaltó que las inundaciones forzaron a varias familias a abandonar la tierra.

"Algunas familias incluso tuvieron que irse del barrio, porque tenían las casillas tapadas por el agua. Lo que hacemos en estos casos es preservarles el espacio, para que puedan regresar en cuanto mejore la situación. Se perdieron electrodomésticos, la ropa permanentemente está mojada y los chicos se enferman, porque nunca pueden abrigarse con elementos secos", destacó González.

Por otro lado, los vecinos advirtieron que en un futuro podrían originarse "graves problemas sanitarios".

"Tener agua estancada en un terreno donde vive una gran cantidad de gente puede originar graves problemas sanitarios. La Justicia ya nos otorgó la expropiación, pero lo importante es que ahora no nos abandonen y nos brinden los elementos necesarios para vivir dignamente", sentenció.

Por otro lado, reconoció que muchas de las construcciones realizadas en el predio son "riesgosas", ya que están edificadas sobre "suelo inestable".

"Hay muchos pozos y, a pesar de que se emparejó el suelo antes de que se construyan las viviendas de material, las construcciones son riesgosas. El suelo es inestable y las edificaciones no serán seguras, a menos que se realice el relleno del predio", concluyó González, ante la consulta de este medio.

Comentá la nota