LOMAS | BARRIO 17 DE NOVIEMBRE Después del temporal, volvieron a exigir el relleno del predio

Tras la lluvia que azotó a la región en los últimos días, los vecinos del barrio "17 de noviembre", ubicado en la intersección de Camino Negro y Canadá volvieron a pedir el relleno del terreno. Mañana un grupo de delegados mantendrá una reunión con autoridades de la Secretaría de Tierras y Viviendas de Nación, con el objetivo de que concreten la compra del espacio.

Los vecinos que residen desde hace 10 meses en el barrio "17 de noviembre", ubicado en la intersección de Camino Negro y Canadá, insistieron con el pedido de "relleno del predio", ya continúa inundado después del temporal.

"La tormenta -del viernes- ocasionó graves trastornos en el barrio porque gran parte del lugar se inundó. Además, muchos viven con el agua dentro de sus parcelas desde hace varios meses, porque el terreno está desparejo y las autoridades todavía no rellenaron la zona", manifestó Daniel Chamorro, vecino y delegado. Y agregó: "El relleno del predio es una necesidad urgente para todos los vecinos, porque una gran cantidad de personas no empezó a construir ya que el suelo es inestable".

En ese sentido, sostuvieron que mañana un grupo de delegados mantendrá una reunión con autoridades de la Secretaría de Tierras y Viviendas de Nación. Según indicaron, la compra del terreno les permitiría comenzar las obras de "urbanización".

"La realidad es que hasta que no se concrete la compra del espacio no pueden empezar las obras de urbanización. Nos reuniremos este lunes con autoridades nacionales y les volveremos a pedir que aceleren los trámites de compra. Por lo que tenemos entendido, el Estado debería pagarles cerca de 14 millones de pesos a los dueños de la tierra y, aunque ya se firmó la expropiación, todavía no efectuaron el pago", remarcó Chamorro.

Además, un grupo de agrimensores de la municipalidad de Lomas de Zamora midieron el espacio para habilitar calles en el interior del predio.

"Varios agrimensores estuvieron midiendo el espacio que dejamos entre manzana y manzana, para realizar calles internas. También evaluaron la situación de las colectoras, para que el tránsito del barrio no afecte el habitual tráfico de Camino Negro. Es un avance muy grande porque necesitamos tener vías de acceso estipuladas al terreno", aseveró Chamorro, en diálogo con este medio. Y señaló: "Cuando efectuamos la toma dejamos espacios libres y no ocupamos el 100 por ciento del terreno; lo que faltaría es que aprueben el plano del barrio. De acuerdo a lo que nos dijeron los agrimensores habría que cambiar unas pocas casas que están al borde del camino, pero el resto quedará intacto".

Comentá la nota