Loimar retomó los despidos y el personal volvió a parar la fábrica

Fracasó el encuentro de las partes en un hotel céntrico. Ayer, la empresa impidió el ingreso de los 13 operarios en la mira. Aunque trascendidos hablaban de más cesantías. Gremialista postuló endurecer el reclamo.
El festejado acuerdo voluntario que el jueves posibilitó una tregua mediante la reincorporación del personal despedido, sucumbió ayer cuando la cúpula de Loimar S.A. decidió retomar los despidos al tiempo que los trabajadores regresaron a la medida de fuerza.

Aunque en un principio se esperaba la llegada de los telegramas, a los 13 operarios que estaban en la mira de la patronal, cuyos despidos mantuvo paralizada a la planta en la primera etapa, se les impidió entrar cuando iban a iniciar sus turnos.

Ante la decisión de la firma, el gremio ceramista, que representa a la mayoría del plantel pero no cuenta con legitimidad legal, comunicó la situación al Ministerio de Trabajo de la Provincia, Delegación Tandil. De esa manera, el sindicato legalizó el anuncio del paro y por la mañana, algunos referentes de Focra proponían endurecer la medida de fuerza, aunque desde las 13 de ayer se oficializaba la paralización de la actividad productiva.

Un dato que modificó el panorama en comparación con la anterior etapa del diferendo es la adhesión de obreros que se habían opuesto a la huelga pero viraron en su opinión, “pidiendo disculpas” a sus compañeros y ahora sí, plegándose al paro.

“Es un número incierto de despedidos, todavía no llegaron los telegramas, pero se les retiró la tarjeta de ingreso”, expresó a LA VOZ –a media mañana- Juan Solano, secretario adjunto de Focra (Azul).

Desde el turno de las 13, todo regresó al preocupante panorama en el acceso a la Sexta Brigada Aérea, ya que en la proximidad de las fiestas de fin de año, la incertidumbre y la bronca empieza a crecer por parte del personal, según dejaban entrever sus voceros.

No están dispuestos a ceder en la baja de ningún trabajador, de acuerdo a lo que defienden como máxima, y por eso se desconoce qué perfil tomará el segundo tramo de la protesta.

“Hicimos la denuncia de las anomalías argumentando que se estaban produciendo despidos, sin saber la cantidad, pero reservándonos el derecho en salvaguarda de los trabajadores”, destacó Solano sobre el trámite de rigor en la cartera laboral.

La asamblea con las bases arrojó un resultado “cantado” a favor de parar la fábrica, e incluso algunos obreros votaron por la afirmativa desde adentro del perímetro fabril, “del otro lado del alambrado”, describió el gremio. Mientras tanto, ya en horario matinal sólo quedaban los mecánicos en el interior de los galpones.

MEDIR FUERZAS

El fin de semana, Juan Loitegui, presidente de Loimar, mantuvo una reunión con el secretario general de Focra a nivel nacional. El escenario: el Hotel Libertador.

Como estaba previsto en el acuerdo voluntario, luego de la reincorporación momentánea de los cesanteados, las partes debían volver a negociar. Pero ninguno de los actores retrocedió. En concreto, Loitegui no quiere a los ceramistas en su firma. “Dialogaron para arreglar esto, pero siguieron en la misma tesitura”, narró Solano.

Por su parte, el sindicato dice desconocer “cuál es la estrategia” de la firma, pero conjeturan que “quieren medir fuerza con los trabajadores, aunque deben entender que estamos todos unidos en este reclamo”, insistió el entrevistado.

Para Focra se trata de un “capricho” de los propietarios de Loimar ya que “siguen sin reconocer la cantidad de trabajadores que está dispuesta a luchar por sus fuentes laborales”.

También distinguió el dirigente gremial entre aquellos “compañeros que pueden optar por una desvinculación acordada con la patronal, de aquellos que pelean por mantener su trabajo. De hecho, esta claro que aquí se da el último caso”.

Solano también se mostró a favor de “una medida más dura” debido a la dilación del diferendo, aunque aclaró que “es mi opinión personal, pero eso lo deciden los compañeros en asamblea”.

Por último añadió que “hay gente que no estaba adherida a la huelga anterior pero decidiendo sumarse, porque ven que los perjudicaron también. Y hasta lo reconocieron ante el personal movilizado”, trazaron a modo de mea culpa.

Recomendar noticia

Comentá la nota