Logró la mayoría y respondió a los amigos.

Por Gerardo Gómez Muñoz.

El intendente Gustavo Pulti a lo largo de la campaña abogó por más concejales "para seguir mejorando" y destacó el acuerdo con los gobiernos provincial y nacional que posibilitaba múltiples realizaciones para Mar de Plata.

Consagró 7 concejales para redondear la pertenencia de la mitad del Concejo Deliberante y defendió voto a voto los tramos de las boletas que sostenían a los candidatos de los gobiernos provincial y nacional. Posteriores análisis y debates establecerán qué ganancias y qué pérdidas arrojó ese compromiso. A simple vista los candidatos de Acción Marplatense, incluida la suma con Concertación Vecinal Marplatense, tuvieron un poco menos de porcentaje y de votos que en la última elección. Por otra parte casi el 25 por ciento de los sufragios ingresó por la "lista espejo" sobre el total de casi el 33 de la nómina de concejales encabezada por Eduardo Pezzati...Pero la circunstancia no da como para que los seguidores de Kirchner se ufanen de haberle aportado casi tres cuartos de los votos a los candidatos del tramo único de Acción Marplatense. Están demasiado deshilachados para ser sostén de nadie o al menos en este caso. Si bien pueden remitirse al 35 por ciento alcanzado por Cristina en su momento, ahora la mitad de la cosecha de Francisco de Narváez fue del corte. A nadie escapa a la vista, por ejemplo de la cantidad de referentes justicialistas que se pasaron al "bando colorado", que la tijera mayor provenía de filas antes oficialistas del PJ. También es para tener en cuenta que en la última contienda frente al candidato de contubernio (Katz, Rodríguez, Novero, Garivoto, Segarra etc.) el ganador obtuvo gran votación independiente motorizada por su resistencia al "reparto" del poder.

Además, fue notorio que, en la última semana, Gustavo Pulti y desde su entorno se insistía en que se debía jugar con la boleta de la Concertación. Finalmente quién ignora que desde diversos sectores del kirchnerismo no sólo no se movilizaba a favor de la lista de Pezzati sino que se jugaba en contra, algunos tuvieron la actitud de evitar la traición avisando antes.

La crisis kirchnerista

La profunda derrota por el malhumor social y el cansancio frente a un estilo de manejo del poder, según apuntan analistas diversos, llegó al señor del poder partidario. Néstor Kirchner acaba de renunciar indeclinablemente a la conducción del PJ y le encomendó a Daniel Scioli el "fierro caliente". En el plano local y aún de la 5a. sección el escenario interno del FpV-PJ mostró diversas facetas de su honda caída. El conductor de la sección donde Mar del Plata es casi el 50 por ciento del padrón es el senador ahora reelecto Osvaldo Goicoechea que proviene de General Lavalle. General Pueyrredon aportó unos l70 mil votos para entrar tercero en la elección de senadores, Lavalle con un padrón total de 2093 votos aportó los 822 sufragios obtenidos por Goicochea. Simplemente lapidario, pero desvergonzado desde lo político cuando se recuerda que este armado que vino "de arriba" según confesión de partes fue aceptado con servil silencio en reunión efectuada oportunamente en el hotel de la Uocra por los máximos "referentes": Adela Segarra, Daniel Rodríguez, Juan Garivoto etc.

Ninguno de los tres mencionados participó activa y visiblemente en la campaña ni siquiera en los actos públicos, que acaba de hundir en crisis a Kirchner y se verá todavía si no al gobierno. Desde algunas de esa filas subrepticiamente se cortaba boletas, mientras de Pulti, tal vez también del jefe partidario. Entre tanto supuestos asociados al kirchnerismo pero funcionales al "katzismo residual" como los concejales Diego Garciarena y Juan D. Fernández publicitaban su apoyo a otros concejales en oposición a lo resuelto por Scioli y Kirchner.

La militancia hace rato que está en efervescencia, ahora espera que la renuncia de Kirchner sea imitada por otros y si esto no sucede, quizás el malestar estalle. Por lo pronto el diputado nacional Gustavo Serebrinsky manifestó con comentarios públicos y con su presencia en los actos de Pulti que rechaza de plano la decisión de Garciarena y Fernández y apoyó "el voto a la boleta entera". También anticipó la creación de un espacio propio poniendo distancia con sus antiguos conmilitones para hacer más expresa su adhesión al oficialismo.

Un dato más para subrayar la "militancia por ausencia" de los tres diputados del kirchnerismo -Garivoto (no reírse), Rodríguez, Segarra- no pasaron ni por cortesía por el "bunker" del intendente y de los kirchneristas que fueron fieles al compromiso. Ni para saludar en la noche del escrutinio.

Se les salió la cadena

A los radicales se les subieron las boletas a la cabeza y sin siquiera recontar los votos de la Concertación Vecinal Marplatense salieron a gritar que ellos eran primeros. En realidad "la espejo" sumó más que la UCR. Siguieron desmereciendo la excelente tarea que los ubica segundos sin discusión para reclamar con vistas a diciembre la presidencia del HCD. Se sabe que a ese partido le gusta la distinción de los cargos. Les ha costado hasta el borde de la división acordar un presidente de bloque. Pero en este caso ni siquiera tiene abono ni legal ni de la tradición su reclamo. Por lo menos si hubieran tenido en cuenta el apego a las formas esencial en la UCR se hubieran privado de este episodio que no los engrandece. Menos la amenaza de cuestionar la suma de votos de Acción Marplatense y de la Concertación expresamente aprobada y ratificada por la Junta Electoral y la Corte. La brillante campaña de Vilma Baragiola merecía ser exaltada por sobre estos exabruptos en los que fue embarcada por algunos que desde el "katzismo residual", tal vez no sean sus mejores escudos en la marcha hacia su previsible lucha por la intendencia en el 2011.

Aplausos para un luchador

A pesar de las divergencias con su ubicación ideológica en el escenario político, su coherencia en el campo de la contienda democrática, su vocación política, su prestigio como docente, la modestia de sus medios en la lucha despareja, motivaron que muchos de los que nunca lo votaron hayan celebrado, aunque sea íntimamente, su legítima llegada al Concejo Deliberante. El doctor Fernando Arroyo -después de innumerables batallas- se dio el lujo de llegar en compañía, por "Frente es Posible " y ubicó un segundo concejal, el doctor Mario Luchessi

Comentá la nota