Logró Macri la ley para la Policía propia

El ministro de Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, y el legislador macrista Cristian Ritondo, al llegar al recinto donde se sancionó la ley que crea la Policía Metropolitana.
La Legislatura porteña sancionó anoche una Ley de Seguridad Interior, que incluye la creación de la Policía Metropolitana, que actuará en el distrito con funciones similares a la Federal. La norma permitirá a Mauricio Macri comenzar con la formación de los agentes que actuarán en la Capital Federal con funciones similares a las de la Policía Federal, su propio estatuto y bajo su dependencia. La idea del Gobierno porteño es que la Policía local comience a actuar a mediados del año próximo. Será también el jefe de Gobierno quien designe al titular de la Policía Metropolitana. El debate se extendía anoche con la idea también de sancionar una ley de policía judicial, y otra de creación del instituto de formación de los agentes.

El proyecto original de la norma, que presentó Mauricio Macri, sufrió varias modificaciones antes de llegar al recinto, especialmente por la adaptación que impuso el kirchnerismo, bloque que acompañó la sanción de la ley. En cambio, se opuso la bancada del ex jefe porteño, Aníbal Ibarra, al considerar que se superpondrán las funciones de la nueva institución con la que maneja el gobierno nacional dentro de la misma geografía.

Para el ibarrismo, la solución sigue siendo la transferencia con recursos de parte de la Federal, o bien una policía porteña que sólo se ocupe de los temas contravencionales, no de los delitos penales.

Con esas diferencia se llegó al debate, donde uno de los temasque se seguía peleando en la votación en particular era el estado de servicio de los agentes. El macrismo imponía que los policías porten armas todo el día, mientras que el kirchnerismo y el resto de la oposición rechazaban esa modalidad para favorecer el servicio sólo en la franja horaria que corresponda.

Retraso

Fue una sesión especial para el tratamiento del tema, que comenzó con cerca de dos horas de retraso y contó con la presencia del ministro de Justicia y Seguridad porteño, el ex juez Guillermo Montenegro, de quien dependerá la Policía Metropolitana (PM). Ese fue otro cambio impuesto por las bancadas al macrismo que pretendía que la PM funcionara como un ente autárquico, al estilo de las agencias que viene creando Macri, que debió resignar la idea ante la falta de consenso.

Durante el debate, el macrismo insistió con el reclamo del traspaso de parte de la Federal y reprochó la negativa del gobierno de Cristina de Kirchner a concretarlo.

«Todos los porteños son testigos de los persistentes esfuerzos realizados por Macri para que el gobierno nacional realizara un traspaso policial, pero la negativa recurrente del gobierno nacional, las evasivas a resolver en forma conjunta los problemas de los ciudadanos, su mezquindad al anteponer los enfrentamientos políticos no lo han hecho posible», explicó en el recinto Oscar Moscariello (PRO).

Otro macrista, Cristian Ritondo, indicó que su bloque mantenía «el espíritu del constituyente del 94, que está orientado, en sus expresiones, a que la Ciudad tenga autonomía plena con instituciones y normas que le permitan dar una mayor calidad de vida a sus habitantes».

De los opositores, Martín Hourest consideró que el proyecto era solo «cotillón para hacer creer que existe una profunda preocupación por la seguridad», mientras que el ibarrista Gonzalo Ruanova dijo que la ciudad perdía «la oportunidad de generar las bases para brindar soluciones serias» y que la ley sólo tenía « intenciones efectistas».

En cambio, el kirchnerista Pablo Failde resaltó que «no se vota la policía de Macri, sino la fuerza de seguridad que van a tener los porteños durante los próximos 50 años» y que no hay que perder «la perspectiva histórica, que es parte de las políticas de Estado que con sus altas y bajas viene llevando la Ciudad desde el año 94, reafirmando su autonomía y construyendo instituciones más democráticas y más respetuosasde los derechos humanos».

Para el macrista Martín Borrelli, «la creación de la policía porteña representa un aporte concreto del gobierno de Macri en la búsqueda de soluciones para el flagelo de la inseguridad».

Finalmente, la titular de la Comisión de Seguridad, Silvia La Ruffa (Frente para la Victoria), quien tenía un proyecto propio ya presentado, acompañó la iniciativa del macrismo y explicó que se trata de la implementación de «un sistema de seguridad pública que incluye a la policía» y que para llegar al acuerdo, la Legislatura se inspiró «en distintos referentes, instituciones y modelos. Tomamos cosas de la Policía Aeroportuaria de la Argentina, de la policía de Cataluña, ideas de los diferentes bloques; fue un trabajo complejo», explicó la legisladora.

Comentá la nota