La UCR logró consenso y Sanz fue designado presidente

Después de una extensa reunión, el senador mendocino fue elegido jefe del partido. Los debates entre seguidores de Morales y Cobos hicieron peligrar la continuidad del plenario. Angel Rozas es el nuevo vice.
El senador mendocino Ernesto Sanz asumió esta madrugada como nuevo titular del Comité Nacional de la UCR, tras largas horas de negociación que pusieron en riesgo un frágil acuerdo partidario entre el sector orgánico identificado con el jujeño Gerardo Morales y los aliados del vicepresidente Julio Cobos. Sanz estará acompañado en la mesa de conducción por el nuevo secretario general Jesús Rodríguez, por los vicepresidentes Angel Rozas, Pablo Verani y Carlos Becerra y otras figuras como Juan Carlos Marino, Miguel Giubergia, Mario Negri y Carlos Maestro, entre otros.

La jornada radical, que se extendió por más de 12 horas, comenzó con un clima festivo ante la ya segura asunción de Sanz como presidente y el principio de acuerdo que existía entre ambos sectores para lograr la tan ansiada conducción unificada. Pero con el correr de las horas, los roces que comenzaron a surgir se convirtieron en distancias insalvables que hacia las 21 hacían pensar en la posibilidad de un naufragio de la lista de unidad y desde los dos sectores amenazaban con contar uno a uno los delegados y cerrar la discusión por una votación. Los dos sectores de la UCR, los denominados 'orgánicos' y los cobistas, no lograban congeniar si Rozas o Verani era quien debía ocupar la vicepresidencia primera, lo que comenzó a generar posibles alternativas para encontrar una salida a esta situación que complicó la idea inicial de una conducción que sea fruto del consenso y refleje la reunificación radical.

Esta dificultad se sumó al reclamo de un grupo de delegados por Santa Fe que quedaron afuera del plenario por inconvenientes en el proceso de acreditación de su representación y la falta de acuerdo de los referentes de Córdoba sobre si debía ser Mario Negri o Carlos Becerra quien ocupe el lugar reservado para la provincia en el nuevo Comité.

Allí, Morales se jugó la última carta para sacar del pantano a una discusión que no lograba avanzar y se encaminó hacia el Congreso junto a Ricardo Alfonsín y Rozas para visitar en su despacho del Senado a Cobos, quien ya estaba junto al operador Enrique "Coti" Nosiglia y uno de sus asesores de máxima confianza, Raúl Baglini. Según relataron voceros partidarios, Morales y Cobos eran quienes llevaban adelante el intercambio de propuestas mientras que el resto de los participantes se limitaba a generar aportes para sellar el acuerdo y no poner en riesgo el proyecto de reunificación que comenzó a trabajarse desde antes de las elecciones del 28 de junio.

La espera en las inmediaciones del Comité Nacional se hizo interminable para los radicales que alguna vez habían pensado con cerrar la discusión hacia las 20 e incluso el propio Sanz se mostraba con un rostro de preocupación por el retraso del entendimiento que postergaba su unción al frente de partido centenario. Pasada la medianoche, Morales salió del Senado de vuelta hacia el Comité para comunicar a los presentes la buena nueva que significaba el acuerdo pero otra vez se volvieron a sumergir en dos horas más de discusiones para cerrar los mínimos detalles de la conformación de la mesa que comandará los destinos de la UCR hasta finales de 2011.

Hacia las 3.30 de la madrugada se dio el inicio del plenario de delegados –alguna vez previsto para las 15 del día anterior- con la presencia de 78 representantes sobre un total de 86 habilitados para votar y a través de un trámite formal fue elegida por unanimidad la nueva conducción.

Comentá la nota