Se logró el acuerdo para iniciar el proceso de compra de las tierras usurpadas en Margen Sur.

Se logró el acuerdo para iniciar el proceso de compra de las tierras usurpadas en Margen Sur.
Un importante paso hacia la regularización de los asentamientos en la Margen Sur se dio en la reunión multisectorial que se llevó a cabo en el Municipio, que sirvió para lograr el acuerdo para iniciar el proceso que deberá desembocar en la adquisición de las tierras por parte de las familias que las ocuparon.
El encuentro promovido desde el municipio convocó a referentes de los asentamientos, instituciones del orden provincial, representantes de los propietarios de las tierras, y miembros de la Comisión Nacional de Tierra y Vivienda. Según se acordó que, a través del BTF, las familias que cumplimenten los requisitos podrían acceder a una línea crediticia para la compra de los lotes, mientras que los casos sociales serán atendidos por las áreas competentes tanto provincial como municipal. La presencia de funcionarios nacionales posibilitó que se inicien gestiones para que Nación ayude con la infraestructura urbana del lugar.

El secretario de la Producción, Gustavo Melella, promotor de las gestiones reveló que son unos 800 los lotes que se necesitarían “lo que ocurre que la zona a urbanizar son más y que quizá sea la solución para otros vecinos más”. En este sentido resaltó que “la gente trató de ser muy responsable, no permitiendo mayores asentamientos de gente nueva, y también va toda la evaluación de cada una de las familias”.

“Nos pareció oportuno sentar a todos en una mesa porque la gente que está viviendo ahí quiere pagar su terreno y lo puede hacer sumado además que los dueños de la tierra quieren venderla. Lo único que había que hacer era arbitrar los medios, ya que las otras instituciones mencionadas tienen una buena predisposición”, destacó.

Por su parte, el empresario inmobiliario Diego Navarro, representante de los propietarios de las tierras de la Parcela 1 del Macizo 151, se mostró satisfecho por el acuerdo logrado, recalcando que la tasación de las tierras corre por cuenta del Tribunal de Tasación de la Nación, aunque “pero se estima que estarían entre 10 a 12 mil pesos cada terreno, pero a ese valor habría que añadirle el costo de la infraestructura de los servicios”.

El arquitecto Rubén Pascolini, titular de la Comisión Nacional de Tierras de la Nación “Padre Carlos Mujica”, consideró “muy positivo que se hayan reunidos los diferentes actores y sería bueno reproducirlo en otros lugares del país. Me parece que esto significa lo que siempre planteamos como reconstrucción del tejido social”.

Destacó además que el hecho de que se junten los que tienen derechos de propiedad de las tierras con los que tienen un derecho social a tener un lugar donde vivir, además de las otras instancias del Estado y una empresa de servicios públicos como lo es la Cooperativa Eléctrica, creo que es una experiencia muy buena. Esto es un paso más de un trabajo que se ha estado haciendo, tanto desde la Provincia como el Municipio, y las organizaciones sociales que han conseguido organización, buena representación de parte de los ocupantes”.

Francisco Codán, coordinador a nivel patagónico de la Comisión rescató que “se juntaron todos los que tenían que intervenir en las soluciones dejando de lado sus intereses particulares, se abocaron a buscar la solución real y justa para una necesidad que estaba a flor de piel”.

En tanto la Ministra de Desarrollo Social de la provincia, Silvia Fossini, rescató la participación y el compromiso de todos los actores en la resolución de problema y la predisposición de los vecinos de querer pagar las tierras que ocupan y asimismo confirmó que desde el área social se asistirá los casos que no puedan ser contenidos por el BTF, en conjunto con el IPV y el Municipio.

Comentá la nota