Logran créditos por u$s 4.000 millones pero no cede la fuga de capitales

El auxilio de los organismos internacionales llegaría a los u$s 4.000 millones. Buscan reforzar la caja para frenar la fuga de capitales preelectoral
En el Gobierno aceleran dos acuerdos clave para transitar los 60 días que restan hasta las elecciones sin mayores sobresaltos en materia económica. Los anuncios los haría esta misma semana la presidenta Cristina Fernández de Kirchner: un crédito del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y otro del Banco Mundial por un monto conjunto cercano a los u$s 4.000 millones.

Como adelantó El Cronista hace 20 días, este salvavidas financiero que llegará del exterior permitirá en parte mitigar la fuga de capitales y su impacto sobre el dólar, procesos que en la Argentina suele acentuarse durante las semanas previas a los comicios. Estimaciones privadas indican que la sangría de fondos durante el primer trimestre del año estaría en el orden de los u$s 4.000 millones, el doble de lo registrado en el mismo periodo de 2008.

"Según el Balance Cambiario, en el primer trimestre de 2009 el déficit de la cuenta financiera habría rondado los u$s 2.700 millones, lo que supone una fuga de capitales privados superior a los u$s 4.000 millones", estimó la consultora Ecolatina en su último informe semanal. "El período vacacional puso paños fríos a la demanda de dólares en los primeros meses de 2009. Pero nuevos shocks –paro agropecuario y adelantamiento de las elecciones legislativas– reflotaron la fuga hacia el dólar", agregó el estudio.

El ministro de Economía de Economía, Carlos Fernández, ultimó ayer en Washington –donde participó de la Asamblea Anual de Primavera del FMI y el Banco Mundial– los detalles de un crédito del BID por alrededor de u$s 1.800 millones durante una reunión a solas que mantuvo con el titular de este organismo, el colombiano Luis Alberto Moreno. Este préstamos ya había sido acordado por Cristina Fernández y Moreno durante la V Cumbre de las Américas realizada en Trinidad y Tobago.

Paralelamente, el fin de semana el equipo económico negoció otro crédito del Banco Mundial por cerca de u$s 2.000 millones, destinado al saneamiento de la cuenca Matanza–Riachuelo. Fue durante un encuentro con Pamela Cox, la vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y El Caribe.

Tanto en el caso del BID como del Banco Mundial los créditos son con destinos específicos. Pero de todas formas permitirán al Tesoro reorientar fondos propios y liberar dinero para calmar al dólar (que el viernes cerró a $ 3,70) y a los inversores. Ambos préstamos se suman a los u$s 2.500 millones que la Argentina espera obtener del FMI –en Derechos Especiales de Giro, la moneda que utiliza el Fondo–, que le corresponderían de su cuota como miembro del organismo, tras la ampliación de capital que se decidió en el último encuentro del Grupo de los 20.

El ministro Carlos Fernández encabezó la delegación argentina, integrada por el presidente del Banco Central, Martín Redrado, y el secretario de Política Económica, Martín Abeles. Durante sus distintas exposiciones, Fernández fustigó la actuación del FMI ante la actual crisis, lo acusó de discriminar a los países en cuanto a las exigencias para otorgar créditos y reclamó asistencia sin condicionalidades políticas.

Comentá la nota