"Si no logramos recuperar la confianza en el sistema político, involucionamos"

A pocos días de asumir su banca en el Congreso, el empresario larroquense analiza el escenario político, económico y social actual. Qué aspira a lograr con su participación legislativa y las posibilidades del radicalismo en 2011 a nivel nacional, provincial y local, algunos de los temas que habló con Radio Cero.
Por Gustavo Carbone, Gustavo Rivas y Marcelo Lorenzo

El 10 de diciembre asume como Diputado Nacional. ¿Qué va a pasar a partir de ese día?

- Estoy con mucha expectativa. Este tránsito ha sido demasiado largo, entre que fuimos electos el 28 de junio y el 3 de diciembre día en que formalmente vamos a jurar como diputados. Y vamos a entrar en funciones a partir del 10…

Son los eternos mamarrachos que nos suelen someter los políticos y los gobernantes en pro de sus intereses directos, sin tener en cuenta los del país realmente…

- En realidad siempre nos cuesta a los argentinos cumplir con las normas. Cada cual las modifica a su conveniencia. Esto fue ante un oportunismo. Creo que es uno de los males que tenemos de no cumplir las cuestiones preestablecidas. Entonces cuando viene la Reforma Política y parece que vamos a revolucionar el mundo a partir de la misma, el oficialismo quiere apurarla antes del cambio de la legislatura del 10 de diciembre. Uno por lo menos tiene que sospechar que las intenciones no son realmente normalizar el país, estabilizar el país.

¿Qué es lo que se vislumbra? ¿Quién puede llegar a presidir la Cámara? ¿Corresponde que siga siendo el PJ o puede ser un radical, un socialista, alguien de la Coalición Cívica?

- Felizmente, después de muchas discusiones en un bloque en la segunda minoría somos 44 diputados. Hay una tradición en el país en la cual la presidencia de la Cámara la tiene el partido gobernante o la primera minoría. En realidad en lo que estamos trabajando es en que la constitución de las distintas comisiones (son 45 en total) reflejen lo que la ciudadanía votó el 28 de junio. Entonces el trabajo que estamos haciendo, es que de alguna manera estos 44 diputados (17 o 18 % del total) se reflejen en la conformación de las comisiones.

Una negociación de mayor civilidad con el propio Gobierno. La Presidenta de la Nación dijo que vetará todas las leyes que no le vengan bien. Ya les avisó.

- De cualquier manera nosotros no vamos a dejar de hacer todo lo que tenemos que hacer. Y después correrá por cuenta de ella si provoca los vetos que amenaza. Esto veremos.

El Congreso es el reflejo de la opinión de la sociedad. Al mismo tiempo el oficialismo ha inaugurado el tema de las testimoniales, de los cuales ahora muchos de ellos no van a asumir…

- Hay un deterioro institucional muy importante. En mi caso personal llego con la convicción y con el entusiasmo de aportar todos los esfuerzos para lograr institucionalidad, respeto a las normas, respeto al equilibrio de Poder, respeto a un país federal que fue el que creó nuestra Constitución y nuestra historia responde a esa idea. De los tantos desequilibrios que tenemos, además de tener una Constitución presidencialista, hay otra pata que debilita terriblemente a la República y que es la pérdida del federalismo económico. Y eso se ha acentuado de manera notable en estos últimos 7 u 8 años a partir de 2002 por leyes de emergencia que hicieron que hoy haya una concentración absolutamente innecesaria, injusta, en manos del Gobierno nacional. Están inviables las provincias. Y el Congreso ya está reconociendo de origen un incremento de 150 % del déficit primario. El año pasado planteaban un presupuesto que tenía un déficit de aproximadamente 260-300 millones de pesos y ahora está 845 millones de pesos, escritos en el papel.

¿Cómo va a financiar ese déficit? Ahora tiene autorización para endeudarse…

- Hay autorización a partir de la derogación de la Ley de Responsabilidad Fiscal. Pero flaco favor a los entrerrianos, a los integrantes del interior del país convalidar todo esto. Es escupir para arriba. No se cómo vamos a poder seguir teniendo algún Estado provincial con autonomía si esto se lleva adelante y se sigue endeudando. ¿Cuánto se va a endeudar? Hay un pedido muy importante del orden de los 1700 millones de pesos en este presupuesto provincial que realmente confío en el buen tino de los legisladores provinciales para que no se lo aprueben.

La "borocotización" de Colombi

Con lo que ha pasado con el gobernador electo Colombi en Corrientes, parece que los radicales "Kash" están en boga. ¿Qué lectura hace?

- Faltaría a la verdad si no digo que nos ha producido un bajón dentro de un radicalismo que está en recuperación. Pero se lo he manifestado a Gerardo Morales (Senador Nacional y Presidente de la UCR), mi análisis no hace otra cosa que explicitar de manera absolutamente descarnada el nivel de dependencia absoluta que hay del gobierno nacional. (…) (Colombi) Fue una apuesta a la recuperación del radicalismo.

De dependencia y de indignidad de algunos dirigentes. Estamos de acuerdo que hay dependencia pero parece que no hay límites en esto. Hay una estafa.

- Hay cosas que hay que plantearlas al electorado. La verdad es que sin la asistencia del gobierno nacional no puede pagar sueldos, y el kirchnerismo ha hecho de esta necesidad una manera también de humillar y de someter de manera pública y descarada a la dirigencia, que tiene la responsabilidad de gobernar. No acepto lo que ha hecho Colombi porque creo que uno no puede, en nombre de una fuerza política y de unos principios, obtener el voto popular y después llevar adelante una acción de este tipo.

Gana la elección con un discurso radical, al margen que él se alinee con el gobierno. Esto habla de la crisis de representatividad que hay en la Argentina…

- Habla de crisis de la palabra -que eso es terrible- pero también de la inviabilidad que tiene la indispensable independencia los Estados provinciales. Tengo entendido de que se le habían cerrado todas las puertas a Colombi para empezar a conversar de los problemas que tiene la provincia.

Ha desaparecido la soberanía política de los Estados provinciales. Virtualmente son sucursales del Poder Central. La preocupación es que se multipliquen los casos como Colombi. ¿Cómo lo perciben?

- Percibimos un escenario sumamente complicado. Vamos rumbo a 2011 y yengo la convicción de que todo este tiempo, que seguramente va a ser tortuoso y de confrontación, va a ir preparando un camino de estabilidad, de consenso, de necesidad de pacificación de cara a ese año. Lamento que hayamos entrado en este esquema de confrontación permanente que es la actitud del Gobierno. Ha hecho un uso de los recursos en favor de torcer voluntades para desconocer lo que es una nueva realidad política Argentina, que es esta nueva mayoría que nosotros vamos a representar a partir del 10 de diciembre. Y si se hace realidad esta amenaza de los vetos permanentes, estarán acrecentando la estafa a lo que es la voluntad popular.

De cara a 2011

¿Cómo juzgaría la conducta del gobierno después de junio? ¿Cuál ha sido el comportamiento del gobierno?

- Realmente se ha aprovechado de esta mayoría legislativa para tener algunos mecanismos de control. Pensará el matrimonio kirchner que de esa manera podrá retener el poder a partir de 2011. Todas las cosas que se han hecho tienen este objetivo: concentración de recursos, nueva delegación de los superpoderes, ley de medios, que no es para que gane la democracia sino para que los medios tengan una fuerte ingerencia el Poder de turno.

¿Significa que en las áreas en que se pueda hay voluntad de volver y de reformar, de retrotraer?

- Hay voluntad de reformar o de modificar parcialmente. En cuanto a la Ley de Medios, hay una clara posición en dos aspectos: uno en los tiempos de aplicación de la norma y otro en lo que tiene que ver con la autoridad de aplicación más que con algunas otras cuestiones de tipo técnica, o quizás de no permitir de que se concentren en monopolios. (…) De todos modos he escuchado algunos dirigentes que dicen: se quiere cambiar un lugar por otro, es decir que el lugar de poder que ocupan los monopolios quede ocupado por el poder del Gobierno.

Lo que hay que reconstruir es mucho. Pareciera no haberse saldado la brecha entre la dirigencia y la gente y eso demuestra que estamos involucionado. Hay que reconstruir la confianza hacia el sistema político, sino es inviable la Argentina…

- Si no logramos recuperar la confianza de la gente hacia el sistema político, vamos a una involución.

¿Qué grado de receptividad siente hoy a meses de las elecciones de junio, en la recorrida por los caminos de la provincia? ¿Qué dice la gente cuando ya pasó la alegría del triunfo y se decantan todas esas sensaciones?

- Siento gran preocupación y una gran responsabilidad porque veo que hay expectativas, confianza a que uno pueda llegar a modificar cosas. De cualquier manera en este camino yo creo que es imperioso recuperar el valor de la palabra, no salir de cualquier planteo demagógico. Tiene que ver con una actitud personal de toda la vida. Creo que me he cuidado de hacerlo y lo voy a seguir haciendo aún pagando los costos que haya que pagar. Es cierto que en algunas cuestiones hay intereses encontrados. Y entonces a veces los caminos que se elijan no satisfacen en todo pero creo que la confianza se va a recuperar a partir de volver a darle valor a que las palabras tengan el sentido y que uno sea consecuente con las cosas que expresa.

Entre Ríos también va a ir en 2011 en una disputa de poder. El radicalismo va con grandes chances y se menciona su nombre como candidato puesto de ese partido.

- No se si puesto pero con alguna posibilidad.

¿Cómo está el radicalismo de cara a 2011? El ex gobernador Sergio Montiel aparece cada tanto públicamente. ¿Usted está en contacto con él?

- Al Dr. Sergio Montiel le tocó una etapa en la vida política de esta provincia muy difícil, de muchas limitaciones que le corresponderá a la historia juzgarla. Pertenecí durante ese tiempo al radicalismo y de alguna manera seguimos los lineamientos como corresponde y a cuál era la orientación política de la persona que llevaba adelante los destinos. Lo del Dr. Montiel pertenece a una etapa pasada. (…) La política es el arte de transformar la realidad y hacer posible los sueños. Pero hay que tener en cuenta los límites sobre todo cuando uno tiene la posibilidad de asumir responsabilidades. (…) Tenemos el gran desafío de todos de, aún con todas las limitaciones, hacer funcionar el Estado de la mejor manera. Todo este tiempo es un nuevo tiempo con nuevos actores.

¿Qué hay para mostrar en materia de dirigentes aquí en Entre Ríos y a nivel nacional? ¿Quiénes representan la posibilidad de emprender el futuro con fuerza joven?

- Si empezamos por el país, el radicalismo está en un proceso de reunificación que no deja de ser complicado y por momentos doloroso. Está de alguna manera abierta la puerta para que reingrese Julio Cobos una vez que deje las funciones que tiene en el gobierno nacional. Pero por encima de esto hay muchas fortalezas. Soy un admirador personal de la acción política que llevó adelante Gerardo Morales, reunificando el partido, fortaleciéndolo. En este sentido, también es un actor importante quien va a asumir la presidencia del radicalismo y que significa una síntesis entre los radicales ortodoxos y aquellos que están viendo con buenos ojos la vuelta de Julio Cobos…

¿Cómo ve este proceso en el peronismo Busti - Uribarri; Uribarri – Busti?

- A esta película ya la hemos visto pero de posibles fracturas al final no lo son, pero me preocupa más lo que hagamos nosotros, lo que logremos construir como proyecto político.

¿A nivel provincia que otros nombres hay?

- La provincia tiene dirigentes que están ocupando bancas como el Dr. Arturo Vera (Senador Nacional) que es un hombre con predicamento; Gustavo Cusinato, actual diputado nacional. En mi caso, que voy a ser diputado nacional y pienso trabajar activamente. Además hay ciudades en las cuales hay entusiasmo por candidaturas a intendente…

Pero en algunas ciudades planean alguna alianza con sectores que no son propiamente del radicalismo.

- El Acuerdo Cívico y Social de Entre Ríos participó de las ideas de que hay que fortalecerlo. Es importante el avance que se hizo en esta elección legislativa. Creo que más allá de que el Socialismo no aceptó el cuarto lugar, debe volver. Y no descarto conversaciones con otros sectores a los cuales coincidimos. De hecho hay muchos dirigentes que en esta elección legislativa, en distintos lugares de la provincia, nos han estado acompañando.

Los municipios radicales

¿Y a Gualeguaychú como lo ve de cara a 2011 para el radicalismo? Si hay un lugar donde triunfa categóricamente y desbalancea el poder de Concordia y Paraná, es Gualeguaychú.

- Gualeguaychú es relevante. Es importante lo que podamos conversar, lo que podamos construir. Y es importante destacar el trabajo del radicalismo local, que Ricardo Rodríguez ha llevado adelante como presidente del Comité Departamental.

Ustedes tienen un punto fuerte que son las muy buenas administraciones como en Villa Elisa por ejemplo, que se han mantenido en el poder. Y aunque no lo haya mantenido como el caso de Fabio Larrosa en Larroque, se las recuerda como buenas administraciones. Es una red interesante que tienen que no la pueden desaprovechar…

- En estas cosas no nos ganó nadie, perdimos nosotros por algunas desinteligencias que también tienen que servir de ejemplo para no cometer errores. Pero yo creo que el radicalismo tiene algunas administraciones municipales que son dignas de observar. Un reconocimiento a municipios como el de Federal, y tienen primero superávit fiscal. Y de no comprometer a futuro la cosa pública es un acto de responsabilidad. La municipalidad de Maciá tiene sistemas de construcción de viviendas que están dando solución a mucha gente. (… ) La administración de Gilbert que es muy buena. Y sobre la base de estos intendentes y dirigentes municipales, creo que vamos a construir el nuevo radicalismo que va a gobernar a partir del 2011. (…) Pero tiene que quedar bien claro que no tiene sentido ganar una elección sino sabemos hacia donde vamos a llevar los destinos…

Que a las próximas no las gane nadie que no sepa hacia donde tengamos que ir…

- Va a ser muy importante lo que se plantee en el Congreso de la Nación en este período de estos dos años, más allá de que veten o no las leyes. Es indispensable volver a tener un país federal. Y creo que son necesarias algunas cuestiones que tienen que ver con el funcionamiento y la dimensión del Estado. Y no estoy hablando de que hay que dejar a nadie sin trabajo, pero no puede ser que una población crezca el 2 % y el Estado el 5 %. Porque es inviable para todos.

En Entre Ríos hay un empleado público cada 14 habitantes.

- Es indispensable que se llegue a un acuerdo, a una política de Estado, porque nada tiene solución con ninguna cuestión mágica.

El corte de ruta 136

Hemos sostenido permanentemente de la necesidad de un diálogo en el tema del corte de la ruta 136, y el último miércoles hubo un intento frustrado. Desde la visión de un político que va a asumir una banca de diputados, ¿cómo acercar esas posiciones?

- Gualeguaychú ha sido protagonista como comunidad. Es vista desde todos los lugares con un protagonismo y una participación extraordinaria en distintos momentos de la historia y ha marcado rumbos. Es algo que lo debe resolver el diálogo franco, sincero, dentro de la comunidad. Tengo mi posición personal de todo esto que es bueno buscar alguna alternativa para continuar en una de las gestas de poder instalar un tema que ha venido para quedarse que es el tema ambiental. (…) En el diálogo de la ciudad va a salir el camino, como han salido tantas ideas superadoras en Gualeguaychú.

Es un tema también de los ciudadanos pero los políticos también tienen que colaborar y ayudar.

- Lo peor que puede hacer la política, es sacar rédito particular de esto. Y en algún momento yo lo he visto. (…) La política por ahí se ocupó de exacerbar posiciones en función de algún rédito. Entonces lo más saludable es que la discusión de la ciudad, debe buscar alternativas y particularmente he hablado con algunos dirigentes políticos locales que en algún momento han manejado alternativas para continuar la vigencia de la lucha a través de algún mecanismo distinto.

"La sojización es consecuencia de la política del gobierno"

¿Cómo será su visión en el Congreso en esta discusión del corte o no corte por los intereses sojeros en el Uruguay?

- Esto de la vinculación del corte con los intereses sojeros que puede haber de alguien en particular en el Uruguay, es una fantasía que es usada no se por qué. Esto no tiene nada que ver. Pero con respecto a lo que hace al país, más allá que conozco el negocio agropecuario, el negocio de la soja como pocos o como la gente que más lo conoce, la sojización en Argentina es la consecuencia necesaria de la actual política del gobierno kirchnerista que le abre la tranquera a la producción de soja desalienta todo tipo de actividades alternativas. (…) A pesar de la fuerte presión impositiva que tienen los cultivos, las producciones más rentables son las que se le abren las puertas al mercado internacional y esa es la soja. Lo que no ocurre con el trigo, la carne, el maíz, con producciones alternativas, con los lácteos.

Vamos a comer soja. Aunque en Entre Ríos ahora es buena la cosecha de trigo…

- La cosecha de trigo en Entre Ríos es la mosca blanca. Climáticamente le ha venido muy favorable hasta ahora que está amenazada la cosecha por esta situación de lluvias persistentes. Pero lo que es cierto es que hay dificultades de comercialización para una cosecha que pinta buena en la provincia.

Conoce como pocos el negocio agropecuario y lo más probable es que sea uno de los candidatos a presidir la Comisión de Agricultura y Ganadería

- Hay muchos candidatos para la comisión de Agricultura y Ganadería, yo estoy último en la lista. Si aspiraría a alguna sería Presupuesto y Hacienda. No me la van a dar, pero de cualquier manera quiero participar.

Aquellos que no lo conocen a usted ¿pueden tener dudas o pensar que pueda no hacer lo que convenga más a los intereses del país, del pueblo?

- Tengo absoluta tranquilidad. Me enseñaron desde muy chico que el bien común está por encima del interés personal. Me lo enseñó mi madre. Podrán creerlo o no. En definitiva tengo la tranquilidad de que los representantes de la Federación Agraria de mi pueblo con quienes hemos compartido, crecido juntos y saben de la actividad y las cosas que hacemos, me han apoyado de manera masiva y decisiva. De los pocos asesores que puedo llevar uno es un representante precisamente de la Federación Agaria. Sé que tenemos qué defender para mantener nuestra identidad, nuestra cohesión social y el tejido productivo y social de Entre Ríos. Me siento tranquilo y si alguien piensa que voy a ir a defender grandes intereses, se va a equivocar.

Comentá la nota