Se logra el compromiso para financiar el déficit de la Unicen

Desde el ministerio de Educación finalmente se reconoció que la Unicen afronta un déficit estructural de 6.500.000 de pesos. Los números se corresponden a deudas generadas desde el 2006 al 2008. Tras gestiones ministeriales, el rector Roberto Tassara anunció que se plasmó el compromiso para financiar dicho déficit en el corriente ejercicio. Paralelamente, las autoridades académicas se anoticiaron de la singular deuda mantenida con una agencia de remís local: se adeudan 80 mil pesos del año pasado por viajes de docentes.
Tal lo anticipado desde éstas páginas el rector de la Universidad Nacional del Centro, Roberto Tasara, inició una ronda de gestiones en Capital Federal en procura de ayuda financiera que permita paliar las necesidades del corriente año, luego del “rojo” que heredara de la gestión anterior.

Los contactos se sucedieron a lo largo de la semana que pasó, mientras que ayer hubo una reunión en La Plata con todos los rectores de las universidades, acerca de las propuestas académicas que podrán bajar a las respectivas casas de altos estudios.

Ya el propio vicerrector, Omar Losardo, había señalado que el próximo 26 de marzo, cuando se lleve a cabo la próxima reunión del Consejo Superior, se conocerán los números del déficit de 2008, así como la proyección del gasto previsto para 2009.

Empero, ahora Tassara, en diálogo con el programa Examen Final de la AM 1560, terminó blanqueando la preocupante situación financiera y los números ahora corroborados desde las propias autoridades nacionales.

CONFIRMACION

Precisamente en relación con el déficit, el rector afirmó que se están continuando con las gestiones, considerando que las perspectivas “son buenas” dado que se ha conseguido ponerse de acuerdo con relación al monto del déficit en cuestión.

Tassara reseñó que en realidad el déficit comienza a acumularse a partir del 2006, 2007, 2008, y “en ningún momento se había logrado que el Ministerio de Educación, la Secretaría de Políticas Universitarias en particular, reconociera la magnitud de este déficit y que de alguna manera debía ser atendido”.

Al respecto, añadió que el ministerio en estos momentos, no solo por la situación que atraviesa el mundo en materia económica, sino también por algunas cuestiones de la técnica de la tarea legislativa respecto del presupuesto, no dispone de partidas como para atender la demanda local, pero ni bien esto ocurra “el compromiso es que vamos a ser atendidos, incluso con algún aporte financiero de anticipo si fuera necesario”.

“Por ahora no lo es -aclaró Tassara-, estamos ajustando la cuestión financiera, el movimiento de la caja, porque en definitiva el déficit se traduce en algún momento en problema de caja”.

El contador consideró que “es un avance importante porque era uno de los elementos faltantes, el reconocimiento que este faltante responde a un déficit estructural de 6.500.000 de pesos y lo van a financiar en el transcurso del ejercicio”.

Se adeudan 80 mil pesos

a una agencia de remíses

Dentro del preocupante escenario económico de la Universidad, surgió una fuerte versión acerca de la “curiosa” deuda que la casa de altos estudios mantiene con una agencia de remís local.

El propio Tassara confirmó la especie, aunque desestimó cualquier irregularidad, sino la necesidad de un reacomodamiento del sistema implementado.

“Es cierto que hay una deuda con la empresa de remises (80 mil pesos). Con el problema del déficit hubo algunos gastos que no pudieron registrarse en el 2008, y que aparecen ahora en el 2009. Sí nos sorprendió porque la deuda es bastante voluminosa. No se trata de ninguna cuestión sospechosa, solo la sorpresa por el hecho que no estuviera registrada como consecuencia que hubo que manejar el déficit”.

Tassara aclaró que “no hay dudas en cuanto al uso de los remises. Sí estamos analizando el mecanismo utilizado. La mayoría de estos viajes fueron a Quequén para cumplir con las obligaciones pedagógicas en la citada subsede. Dicha subsede está financiada por una sobre tasa que paga el pueblo de Necochea para el sostenimiento de los estudios universitarios. Esos recursos hoy la municipalidad no puede disponerlos, lo que promueve a tener una deuda con nuestra universidad de más de un millón de pesos”.

“Ante esto -siguió-, como gran parte del servicio de remises es por los viajes a Quequén, entonces estamos revisando el criterio por el cual se hacían los gastos. O sea un gasto que supuestamente se iba a recuperar es de difícil recupero en vistas a la situación que atraviesa el municipio de Necochea”.

Finalmente, el académico concluyó en que “precisamente el déficit que padece la Unicen tiene que ver con el gasto que se realiza y que alguien estaba comprometido a pagar y que se han acumulado prácticamente dos años de deuda”.

Comentá la nota