Loco x el gol.

BOCA: Boca apenas metió tres en sus cuatro partidos y necesita más que nunca del especialista, que está listo para arrancar de cero. El 9 vuelve desde el inicio, preparate para gritar...
Cuál es el colmo de un equipo que tiene al máximo goleador en actividad del fútbol argentino, que puede armar tres parejas de ataque de nivel y que encima genera situaciones? Sí, aunque cueste creerlo, al Boca de los seis delanteros le falta gol.

Para este campeón de Carlos Ischia, que hace dos meses nomás supo consagrarse con un promedio de casi dos goles por partido, estos tres en cuatro y con los últimos dos sin gritos son muy poquitos. Y duelen más aún porque con las chances desperdiciadas se escaparon también seis puntos en el arranque del Clausura. Entonces, para empezar a curar ese inesperado déficit en el rubro que Boca mejor tiene cubierto, contra Huracán, jugará de entrada Martín Palermo. Ya está decidido. "Es lo que hablamos con Martín antes del partido con Lanús. Así que el próximo fin de semana va a jugar desde el comienzo", aclaró el Pelado.

Después de los 22 minutos ante Newell's, 27 con Deportivo Cuenca y los 34 del domingo ante Lanús, ahora sí, al Loco le llegó la hora de recuperar su lugar desde el comienzo. Después de una charla con el entrenador, con quien fue consensuando cada paso de este regreso, en principio quedó acordado que el goleador juegue el domingo de entrada y hasta donde pueda y, tras el partido, evaluarán si conviene desgastarlo en un viaje a Venezuela para un partido que seguramente no lo tendrá como titular, el miércoles ,contra Deportivo Táchira, por la Copa Libertadores. "Antes del partido de la Copa está el del fin de semana por el torneo, así que no podemos pensar en el segundo antes que en el primero. Lo analizaremos con Carlos (Ischia) y veremos qué es lo mejor para Boca y para mí. Me vino muy bien sumar media hora en los últimos tres partidos, pero jugar de entrada es bueno porque es ahí donde agarrás más ritmo que cuando entrás con un resultado puesto", contó ayer el delantero, en La Red. La idea es que juegue hasta donde aguante.

Y Boca espera a Palermo con los brazos abiertos. Por más que el técnico declaró que se fue más tranquilo tras la derrota con Lanús que tras el tropiezo con Newell's en la Bombonera, porque el equipo al menos tuvo el control del partido y generó cuatro o cinco situaciones de gol, sabe muy bien que estas sequías son tan esporádicas como peligrosas. Boca no terminaba dos partidos seguidos de un mismo torneo en cero desde el Clausura 05, cuando perdió 1-0 con Newell's en Rosario y empató de local 0-0 con Quilmes. La falta de efectividad dejó a Boca a cuatro puntos de los líderes, es cierto, una bicoca al lado de los 11 que remontó en el torneo pasado, pero también encendió las alarmas. Por eso el propio Palermo ayer advirtió: "Tanto esta derrota con Lanús como la que sufrimos con Newell's vienen bien para que reaccionemos en este comienzo de campeonato. Obviamente que nadie quiere perder, pero si tiene que venir una derrota, mejor que sea en este momento. En la Copa empezamos bien, por más que a Deportivo Cuenca no le hicimos los goles que por ahí pensamos que podíamos meter, pero para seguir ahí arriba en el torneo local ahora hay que ganarle sí o sí a Huracán. Y, sobre todo, corregir errores y recuperar el funcionamiento de equipo que fue lo que siempre se destacó de Boca".

Boca está loco por el gol. Y, mientras esperan que Rodrigo vuelva a estar en plenitud, que Lucho Figueroa recupere ritmo con partidos en Reserva y que los pibes Viatri, Noir y Mouche aporten más gritos, espera a Martín Palermo. Otro Loco por el gol.

Comentá la nota