Más loco que leñero en Coronado

El director de Servicios Urbanos del Municipio, Miguel Mulak, encabezó un curioso y traumático operativo. Podaron un eucaliptus y terminó dañando a dos ocupantes de una auto que pasaba por ahí.
Transcurría la apacible mañana del miércoles 22 cuando de pronto a Miguel Mulak se le ocurrió sacar algo que molestaba el nuevo paisaje en el límite entre Martín Coronado y Ciudad Jardín. Hachas, serruchos y sierras eléctricas en mano, comandó el operativo que tenía un claro y único fin: voltear los eucaliptus ubicados sobre la avenida Wernicke, justo en el campo recientemente despejado.

Sin embargo, algo no salió como habían previsto: cuando estaban terminando la poda, el robusto árbol no siguió los deseos de los voluntariosos leñadores y en lugar de caer hacia el descampado se fue hacia… la calle. La arteria no estaba cerrada al tránsito y el árbol rompió un VW Gol que justo pasaba por ahí, e hirió a uno de sus ocupantes.

Las ideas de Mulak suelen provocar más problemas que soluciones. La más recordada fue cuando también personalmente los atenuadores de velocidad sobre la avenida Urquiza, en la intersección con la calle Bouchard, en Caseros. Los “lomos” construidos fueron de tal magnitud que desde ese momento se produjeron un incesante reclamo de los automovilistas para que las eliminaran o las redujeran, algo que sucedió poco tiempo después.

Comentá la nota