El local de Cromañón seguirá cerrado y la Ciudad confirmó que no abrirá la calle Mitre

Ahora que se conoció la sentencia por la tragedia de Cromañón se espera que empiecen a agilizarse las cientos de demandas civiles que hay contra los imputados penales, el Gobierno de la Ciudad y el Estado Nacional. "El fallo penal sirve como prueba para el juicio civil", explicó la abogada querellante Beatriz Campos.
Sólo contra la Ciudad hay más de 700 demandas civiles por más de 390 millones de pesos. En la que más dinero se reclamó es en la que presentaron los abogados de Callejeros: individualmente cada músico pidió más que los padres que perdieron a sus hijos. La indemnización solicitada es de 9.360.000 de pesos por las secuelas psíquicas y el lucro cesante que dijeron haber sufrido por tener que dejar de tocar luego del incendio.

Además de las demandas civiles, hay otras cuestiones que aún seguirán pendientes.

El local República Cromañón, por ejemplo, seguirá cerrado. El Tribunal Oral 24 dispuso en su fallo la "entrega del predio sito en Bartolomé Mitre 3060 a quien acredite legítimamente su derecho sobre el mismo, una vez firme la presente y previa consulta al Juzgado Nacional en lo Criminal N° 1". Es decir: hasta que Casación no revise el fallo, nadie podría apoderarse del edificio.

Las querellas presentarán recursos, además, para que las llaves no sean entregadas al apoderado de la sociedad offshore que aparece como propietaria del local. "La idea es que no se puedan deshacer del inmueble cuando hay tantos juicios civiles pendientes", explicó la abogada Beatriz Campos.

La calle Bartolomé Mitre, entre Jean Jaures y La Rioja, continuará cerrada al tránsito. En el lugar los familiares de los muertos y sobrevivientes levantaron un santuario en memoria de las víctimas y la mayoría se opone a trasladarlo.

El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, insistió en 2008 con que la cuadra sería liberada al tránsito, pero actualmente la iniciativa parece haberse enfriado.

"Hay que ser muy cuidadosos porque los familiares están muy sensibles y no se los quiere irritar", explicó ayer a Clarín un funcionario de la Ciudad. La idea del Gobierno es buscar "consensos" con los familiares.

¿Quiénes tiraron las bengalas que provocaron la tragedia? Esa investigación continua abierta en el Juzgado de Instrucción N° 1, a cargo del juez Alberto Baños.

Esa parte de la causa no avanzó nada y es posible que nunca se llegue a ningún lado. Así, Baños podría "cerrar la investigación o directamente dejarla morir", dijeron las fuentes consultadas.

Las sospechas siempre estuvieron centradas en Cristian y Gastón, dos primos que comparten el apellido y que vivían a pocas cuadras de distancia en el conurbano. Se llegó a ellos por declaraciones de testigos, identikits y filmaciones. Luego, se les pinchó los teléfonos.

Aunque se los siguió durante meses, jamás se encontraron pruebas que los incriminaran.

Comentá la nota