Locademia en el INDEC de Boudou

Locademia en el INDEC de Boudou
Los técnicos de cinco universidades nacionales denunciaron que la respuesta oficial a sus reclamos fue "insatisfactoria". Y advirtieron que la realización del Censo 2010, prevista para mediados del año próximo, se encuentra "comprometida".
Los académicos a quienes convocó Amado Boudou para limpiar la reputación del INDEC le pusieron un bochazo al instituto. Aunque evitaron atacar al Gobierno y opinaron que harían falta "auditorías de los organismos de control" para establecer si mintió o no en sus estadísticas, los representantes de cinco universidades nacionales admitieron que a casi cinco meses de su creación, el Consejo creado por Boudou para supervisar sus cálculos no obtuvo aún los detalles necesarios para elaborar un informe sobre su despempeño. También denunciaron que la respuesta oficial a sus reclamos fue "insatisfactoria". Y advirtieron que la realización del Censo 2010, prevista para mediados del año próximo, se encuentra "comprometida" por los escasos avances en sus preparativos. Antes de dar su veredicto final, que prometieron para abril, los docentes adelantaron además que citarán a los técnicos críticos desplazados desde el desembarco de Moreno. Hasta ahora los habían excluído.

El Consejo Académico de Estudio y Seguimiento del INDEC –tal como lo bautizó Boudou al crearlo en julio, a poco de asumir– exigió como algo "imprescindible" que el INDEC le presente "con carácter de urgente" un escrito con la "información estratégica" que le falta para su evaluación. "Yo tengo la sensación de que nos cuesta mucho avanzar. Estamos poniendo mucho esfuerzo pero nuestro empuje no tiene respuesta", apuntó uno de los vocales por la UBA, Adrián Ramos.

Las dudas que expresaron los profesores sobre el vapuleado ente estadístico remiten a tres aspectos:

• Situación institucional: "En el organigrama que nos dieron, la mayoría de las direcciones aparecen cubiertas por funcionarios que no pasaron por los concursos correspondientes", dijo Martín Moreno, de la UBA (Sociales). Los docentes tampoco obtuvieron detalles sobre la reciente incorporación de empleados afines a la intervención. Según el gremio opositor ATE, el ente contrató a unos 600 nuevos trabajadores. Entre ellos, varios identificados como miembros de las patotas que amedrentaron a los técnicos díscolos desde principios de 2007, cuando empezaron las sospechas y los desplazamientos.

• Metodología para medir la inflación: En el escrito presentado ayer, los docentes insistieron en reclamar al Gobierno "los criterios aplicados para el empalme de las series, la metodología de relevamiento de precios y la justificación de la elección de abril de 2008 como mes base" para las comparaciones.

• Censo 2010: "No tenemos información sobre los resultados de las pruebas precensales. Estamos intuyendo que estamos muy comprometidos con los tiempos", deslizó el enviado de Sociales (UBA). Los docentes tampoco obtuvieron detalles de cómo se efectuaron los simulacros de censo en Chivilcoy y en la localidad fueguina de Tolhuin.

El encuestador Enrique Zuleta Puceiro, quien también integra el Consejo en nombre de la UBA fue el más indolente respecto de la inacción gubernamental. "El INDEC no tiene un problema metodológico, tiene un problema de gobernanza institucional. Es el emergente de varios años en que las instituciones en general perdieron credibilidad", opinó. De todos modos, advirtió que "pronto el Congreso se hará cargo de esta discusión" y vaticinó que "en este nuevo ciclo político que comienza habrá más debates".

En una conferencia de prensa donde presentó los magros resultados que obtuvo hasta ahora, el Consejo también estuvo representado por Daniel Pérez (Universidad de Mar del Plata), Ernesto Seselovsky (Rosario) y Jorge Fernández Bussy (Tres de Febrero). Además lo integra la Universidad de Tucumán.

Pérez, decano de la casa de estudios donde Boudou se graduó como economista, también intentó defender la iniciativa del ministro. "No es materia opinable para este Consejo si se usaron datos falsos o no. Eso le corresponde a la Auditoria General de la Nación (AGN) o la Sindicatura General de la Nación (SIGEN)", dijo.

Ante una consulta de este diario, los docentes confirmaron que convocarán para su informe definitivo a Graciela Bevacqua, Cynthia Pok y Clyde Trabucchi. Se trata de los primeros desplazados por negarse a manipular las estadísticas a pedido del Gobierno.

El censo 2010, otro gran interrogante sin certezas

Los docentes del Consejo Académico tendieron un manto de dudas sobre el censo poblacional previsto para mediados del año entrante, al que el Gobierno destinó un presupuesto aproximado de 80 millones de dólares (unos 2 dólares por habitante). Según dijeron, los simulacros efectuados en la localidad bonaerense de Chivilcoy y en la fueguina de Tolhuin no arrojaron resultados positivos que las autoridades del INDEC les hayan podido transmitir para tranquilizarlos. "Tampoco tenemos detalles de las tareas pre-censales efectuadas hasta ahora", denunció Jorge Fernández Bussy, de la Universidad de Tres de Febrero.

Los censos poblacionales son el mayor operativo de movilización de personas que efectúan los gobiernos en tiempos de paz. Para relevar las condiciones en las que vive cada habitante del país, decenas de miles de censistas salen cada década a rastrillar las calles de todas las ciudades y poblados de la nación. El último lo hizo la Alianza en 2001 y el próximo –obvio– se llamará "Censo del Bicentenario".

Los académicos se negaron a identificar a los funcionarios que les niegan la información necesaria para evaluar la tarea del INDEC. Pero apuntaron implícitamente contra la directora general Ana Edwin y el director técnico, Norberto Itzcovich. Ambos funcionarios son quienes encabezaron personalmente las pruebas piloto del Censo. Muchas de las últimas incorporaciones de personal también se hicieron para atender esa tarea.

Comentá la nota