Lobo: "Zelaya es parte del pasado"

TEGUCIGALPA.- El vencedor de las elecciones celebradas anteayer en Honduras, el conservador Porfirio Lobo, afirmó ayer que su principal desafío cuando asuma la presidencia del país, el próximo 27 de enero, será ganarse la confianza de la comunidad internacional. Para el virtual presidente electo, la crisis institucional hondureña es ya un tema superado: "[El mandatario derrocado, Manuel] Zelaya ya es historia, es parte del pasado, ya estuvo", declaró.
Con el 66 por ciento de los votos escrutados, Lobo, un empresario de 61 años del conservador y opositor Partido Nacional, superaba el 52 por ciento, frente al 35 por ciento de Elvin Santos, el candidato del gobernante Partido Liberal. Según el Tribunal Supremo Electoral, la participación fue superior al 60 por ciento.

El virtual presidente electo tomará las riendas de un país dividido, al que la mayoría de la comunidad internacional le dio la espalda tras el golpe de Estado que derrocó a Zelaya el 28 de junio. Aunque Estados Unidos -el mayor socio comercial del país-, Colombia, Panamá, Perú y Costa Rica se mostraron dispuestos a reconocer al ganador, los gobiernos de Brasil, la Argentina y Venezuela, entre otros, advirtieron que no avalarán los resultados si el Congreso no restituye a Zelaya (ver aparte).

El dirigente conservador pidió a los países que no han reconocido el proceso electoral que reconsideren su posición: "Nos interesa tener relaciones muy cordiales y fraternas con todas las naciones [?] Así [con elecciones] se termina la crisis, así se legitima el gobierno", dijo Lobo a la prensa extranjera en su residencia de las afueras de Tegucigalpa.

Para Lobo, es el Congreso el que tiene la última palabra sobre la restitución de Zelaya en el poder, tal como figura en el acuerdo firmado hace un mes entre el presidente derrocado y el presidente de facto, Roberto Micheletti.

"El Congreso puede resolver todo, y que haga lo que más convenga al interés nacional, sobre todo entendiendo que lo que más conviene es traerle paz a la nación", agregó Lobo, en referencia a la sesión extraordinaria que celebrará mañana el poder legislativo.

La participación

Desde la embajada de Brasil en Tegucigalpa, donde está refugiado desde hace más de dos meses, Zelaya denunció que el gobierno de facto "había inflado" los datos de participación. "Estamos sumamente sorprendidos por cómo se ha inflado esta elección para convertirla en una mentira para los hondureños", declaró Zelaya a la emisora Radio Globo. El mandatario derrocado insistió en que seguirá reclamando su restitución: "No me rindo aunque me tengan amenazado, aunque me quieran humillar, porque estoy defendiendo la causa del pueblo de Honduras", manifestó.

Comentá la nota