El lobby de la Iglesia

La Asociación Civil Vox reveló que senadores provinciales fueron presionados por la jerarquía eclesiástica y algunas instituciones de la iglesia católica santafesina para no debatir el proyecto de Ley que ya tiene media sanción de Diputados.
El presidente de la Asociación Civil Vox, Guillermo Lovagnini, denunció que varios senadores provinciales fueron presionados por la jerarquía eclesiástica y algunas instituciones de la iglesia católica santafesina para no debatir el proyecto de Ley de Unión Estable de Pareja, que tiene media sanción de la Cámara de Diputados. "En la ley nada tienen que ver los condimentos religiosos, que en Sante Fe son muy fuertes", señaló el dirigente ante la consulta de Rosario/12. De todas maneras, Lovagnini dijo ser "realmente optimista" y que desde la organización continuarán realizando actividades para conseguir la mayor cantidad de adhesiones al proyecto, que por el momento se encuentra en la comisión de Derechos Humanos, y que perderá estado parlamentario a fines del año próximo. "Lo novedoso fue que recibí un llamado del senador Ricardo Spinozzi para coordinar una reunión", indicó el titular de Vox. Todo un avance, teniendo en cuenta que varios senadores justicialistas ya manifestaron públicamente que no están de acuerdo con la norma.

El proyecto de Ley de Unión Estable de Pareja, cuya autora fue la diputada socialista Lucrecia Aranda, fue votado por unanimidad en Diputados, y espera ser tratado en la Cámara alta. Pero Lovagnini denunció presiones de la Iglesia. "Me perece exagerado porque en lo religioso no viola el sacramento del matrimonio. Todo lo contrario, es una ley inspirada en el afecto, en el amor y que va a llenar mucha justicia social", apuntó.

En la búsqueda de apoyos concretos, desde la Asociación Civil Vox iniciaron acciones para que el Senado provincial apruebe la ley que les permitirá a las parejas heterosexuales y del mismo sexo acceder a la obra social de su concubino, sacar un crédito en conjunto, reclamar subsidios o pensiones y obtener licencias laborales por enfermedad de alguno de los dos.

"Lo novedoso fue que recibí un llamado del senador Spinozzi para coordinar una reunión", indicó el presidente de Vox, quien precisó que actualmente "el proyecto está en la Comisión de Derechos Humanos, pero hasta que se reintegre el senador (José) Baucero, que está con parte de enfermo, pasará un tiempo".

El senador justicialista por el departamento San Javier manifestó públicamente que no votaría el proyecto favorablemente porque considera que la religión católica no permite el reconocimiento de las parejas del mismo sexo, además de ser un antecedente legal para que personas del mismo sexo puedan adoptar.

Por su parte, Esteban Paulón, secretario de Vox, señaló a este diario que hoy viajará a Santa Fe para realizar una reunión con la Universidad Nacional del Litoral y otras organizaciones; en el marco de una serie de actividades que comenzaron el miércoles con una conferencia de prensa en el bar del Centro Cultural ATE, Casa España, de la que participaron distintos sectores gremiales y dirigentes políticos y sociales de la provincia.

"Nuestra estrategia es empezar a promover un espacio bien diverso de distintas organizaciones que están interesadas en que se apruebe esta ley, que ante todo es no discriminatoria, que también sirve para docentes, bancarios, empleados de comercio, parejas heterosexuales o del mismo sexo que no quieran o no puedan contraer matrimonio", explicó el secretario de Vox.

Según Paulón, la idea es lograr "una masa crítica interesante para poder plantearles en octubre a los senadores que este es un tema que trasciende la diversidad. Queremos que esto tenga nombre y apellido, que se cristalice en los apoyos que tenga la ley para destrabar el falso argumento de algunos senadores de que estaríamos alterando creencias religiosas".

Comentá la nota