Lobbistas por el mundo

El canciller evaluó los resultados de los talleres del seminario sobre el desarrollo del comercio exterior. Destacó el nivel de las ideas de los diplomáticos.
El canciller Jorge Taiana les pidió ayer a los más de cien embajadores argentinos reunidos en Buenos Aires que “sigan trabajando con fuerza porque el servicio exterior tiene un rol específico e indelegable en la tarea de mejorarles la vida a nuestros compatriotas”. Fue durante la tercera jornada del seminario sobre el desarrollo del comercio exterior argentino, durante la que se evaluaron los resultados y las conclusiones de los distintos talleres en los que participaron los diplomáticos a lo largo del día.

Taiana también destacó “el profesionalismo, el compromiso y el alto nivel de los debates y las ideas aportadas por los embajadores” y llamó a repetir encuentros como el que se desarrolla esta semana por primera vez en la historia de la diplomacia argentina. “A este ejercicio hay que darle continuidad, que no quede como un hecho aislado sino que se convierta en una práctica para compartir experiencias y mejorar la coordinación entre nosotros mismos y el resto de los organismos del Estado, así como con el sector privado.”

Al hacer un balance de lo debatido en los talleres y de las ponencias de los embajadores, Taiana dijo que quedó en claro que “existe una demanda de mayor interacción e integración con otros organismos del Estado, y específicamente en el tema de agilizar las visas o en áreas como, por ejemplo, las de Agricultura y Turismo”.

Respecto de la secretaría que comanda Enrique Meyer, el canciller se detuvo en uno los programas que están bajo esa órbita. “El desarrollo del Marca País es una forma de darle mayor visibilidad a la promoción de la imagen de Argentina y ciertamente hay allí un camino para recorrer importante, para trabajar más acabadamente”, les dijo Taiana a los embajadores.

El canciller también detalló que otro de los puntos en los que hubo coincidencias en las mesas de debate entre embajadores fue en “la necesidad de actuar en forma conjunta en las representaciones de una misma región, en sentirse parte de una región; quedó muy claro en las representaciones de América Central y el Caribe, pero también se puede hacer extensivo a Africa y otras regiones”.

Antes, el vicecanciller Victorio Taccetti había señalado frente a los embajadores que “hoy en día el perfil de un país no se define de adentro hacia fuera, como sucedía en el pasado; más bien tenemos que identificar cuáles son los nichos, aquello que el mundo demanda, y tratar de adaptar nuestras potencialidades a la demanda mundial”.

Taccetti también se refirió al modelo de integración regional que impulsa Argentina y en particular algunos chispazos que se dan con Brasil en el marco de la crisis internacional. “El modelo de integración regional que nosotros hemos estado buscando implica también sacrificios. Cuando uno se integra, siempre dentro de la economía hay algunos que ganan y otros que pierden. Lo que hay que hacer es que estos cambios no sean violentos, por eso se adoptan algunas medidas de proteccionismo temporario, para permitir una evolución ordenada.”

“En todos estos años de integración con Brasil hemos tenido muchas controversias, y en todos los casos las hemos resuelto de manera civilizada y llegando a acuerdos donde cada uno perdía algo y ganaba algo”, afirmó.

Para hoy y mañana está prevista una extensa ronda de reuniones de todos los embajadores y encargados de oficinas comerciales con empresarios y representantes de las provincias para ver caso por caso la posibilidad de negocios y de colocación de productos, tecnología y know how argentinos en los países donde cumple funciones cada diplomático.

“Con esto cumplimos dos objetivos que están en nuestra política, buscar la sinergia y la complementación entre lo público y lo privado –en este caso entre el ministerio y sus embajadores y las cámaras y empresas– y también tener en cuenta muy principalmente las prioridades, los intereses y las demandas de las distintas provincias”, destacó Taiana.

Las reuniones fueron preparadas desde hace meses por los funcionarios de la Cancillería encargados de cada región del mundo. En función de los informes que recibieron de los embajadores sobre las posibilidades de negocios para la Argentina en cada país, fueron contactando a los gobernadores y a los empresarios especializados en cada rubro para poder trabajar en concreto durante el seminario. Los embajadores se llevarán tarea para el hogar cuando regresen a sus destinos: tratar de abrirles las puertas a esos empresarios, que dejaron en sus manos carpetas con propuestas concretas.

Comentá la nota