Con las lluvias se recupera el algodón tardío en el sudoeste

VILLA ÁNGELA (Agencia) --Los cultivos de algodón sembrados en forma tardía comenzaron a recuperarse a partir de algunas lluvias en la zona. Aunque el agua caída no es suficiente, los productores esperan más lluvias para que puedan continuar desarrollándose las plantaciones que se encontraban bastante sufridas por la sequía y las altas temperaturas registradas.
Cuando todo parecía perdido y las esperanzas de los productores se desvanecían, llegaron estas lluvias que hicieron reverdecer las plantas y comenzaron a levantarse y tomar fuerza, lo que crea otra expectativa en relación con lo que se preveía en un primer momento. Claro está que estos algodones que hoy se muestran lindos, fueron los sembrados en forma tardía, la mayoría durante diciembre, y ahora si se producen nuevas lluvias, si el tiempo acompaña podrían llegar a producir bien.

Distinto es el destino de muchos los lotes sembrados en septiembre u octubre que no prosperaron ante la falta de agua y el fuerte calor, lo que hizo que las plantas quedaran muy chiquitas, sin desarrollarse, terminando prácticamente su ciclo en ese estado. Otro de los temores también entre los productores es que se pueda dar un ataque de plagas sobre los cultivos de algodón, lo que va a significar otro gasto más para el hombre de campo, pero de cualquier manera hasta ahora el tema de las plagas está controlado en esta zona y se espera que la situación climática a partir de ahora continúe ayudando a los cultivos de algodón para que se pueda generar un movimiento que favorezca a todos los sectores que trabajan en torno a la producción algodonera.

Bajos rindes en girasol

En lo que respecta a la campaña girasolera, se está cosechando con muy bajos rindes. La producción que se levantó hasta este momento ronda aproximadamente un 40 por ciento del área sembrada, área que de por sí debido a la sequía ha sido disminuida enormemente en esta oportunidad.

Algunos lotes en los mejores casos están dando entre 700 y 800 kilos por hectárea y esos lotes son los que se están cosechando, porque muchos estarían dando un rinde de 200 a 300 kilos por hectárea y precisamente estos lotes los productores no están dispuestos a levantarlos ya que no les alcanza para pagar los gastos de la máquina cosechadora.

En síntesis esta campaña girasolera ha sido muy afectada por la sequía, lo que genera pérdida entre los productores que una vez más vieron frustradas sus esperanzas en una cosecha debido a la situación climática adversa.

Comentá la nota