Lluvias, un peligro para casi toda la Capital

Un trabajo de la UNC realizado en 2001 muestra las zonas de riesgo. Igual se construyeron urbanizaciones en esos sectores.
Según un estudio realizado por la Universidad Nacional de Córdoba, gran parte de la Capital provincial corre riesgo de anegamiento ante la caída de lluvias.

Eso sucedió el 18 de diciembre en barrios del norte de la ciudad de Córdoba; y la situación se repitió el miércoles en el centro y sur. Sólo basta una lluvia de al menos 40 milímetros en un corto lapso de tiempo para que la situación se complique, advierte la "Carta de peligrosidad de inundación, erosión y anegamiento para las acciones de prevención".

Se trata de un mapa que detalla las características geológicas de la Capital, resaltando los lugares fácilmente anegables. El trabajo fue elaborado en 2001 por Francisco Quintana Salvat y Osvaldo Barbeito, investigadores de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la Universidad Nacional de Córdoba, a pedido de la Municipalidad. Esto convirtió a la ciudad en la única de América Latina en contar con este instrumento que, sin embargo, no se utilizó a la hora de planificar las urbanizaciones de los últimos ocho años.

Quintana Salvat y Barbeito afirman que la razón por la que la ciudad es altamente anegable es porque el ejido urbano es similar a un pozo cortado por una zanja: el valle del río Suquía. Hacia allí se escurren las aguas provenientes de precipitaciones.

Las aguas que anegan la zona norte vienen del flanco oriental de las Sierras Chicas, y otras se juntan a la altura del Aeropuerto Ambrosio Taravella. "En la zona norte el agua ingresa por un cañadón que pega contra el Canal Maestro, rompiendo el borde y produce un doble efecto: embalse y desborde", aseguró Quintana Salvat.

Las aguas que afectan al sector sur provienen de la sierra de Malagueño y Los Cerrillos. Los barrios más afectados son Villa El Libertador, Alejandro Carbó, Comercial.

El trabajo advierte que, desde la década de 1950, no se han realizado obras de infraestructura para contener esas corrientes. También afirma que gran parte de la infraestructura que se construyó en las últimas décadas terminó complicando el panorama. Sobre las obras de la Red de Accesos a Córdoba (RAC), asegura: "Varias de las obras hidráulicas construidas se ven sobrepasadas en su capacidad de evacuación, o bien son insuficientes e inadecuadas para la hidrología del área".

Tampoco se planificó el crecimiento de la ciudad teniendo en cuenta las características geomorfológicas. Se autorizaron urbanizaciones en cañadas, que son depresiones que juntan las aguas luego de una precipitación. Por ejemplo, sectores de Los Gigantes, Villa Quisquisacate, Villa 9 de Julio, Uocra, 16 de Noviembre; y barrios privados como los ubicados detrás de la Reserva San Martín.

Los últimos nueve años. Tal vez el problema de mayor gravedad es que se continuó con las urbanizaciones sin planificación en los últimos nueve años, cuando la Municipalidad ya contaba con el mapa elaborado por la Universidad.

Sin embargo, se hizo caso omiso: después de 2001, se autorizaron decenas de nuevos barrios, muchos de ellos countries de altísimo costo y que con la lluvia del 18 de diciembre quedaron bajo el agua.

Villa Allende aclara. El intendente de Villa Allende, Máximo Martínez, aclaró que se ejecutaron tres lagunas de retardo sobre un total de 20 que deberían ejecutarse en todo este sector de las Sierras Chicas. Puntualizó que la más importante se construyó en el campo Cornú, mientras que otras dos se efectuaron en los countries San Isidro y Chacras de la Villa. Los antecedentes. Entre el 12 y 13 de marzo de 2000, cayeron 160 milímetros en poco tiempo. Hubo más de 700 evacuados en diferentes barrios de la ciudad. El 31 de octubre de 1999, una lluvia de 102 milímetros anegó la zona sur de la ciudad.

Comentá la nota