Las lluvias frenan una mayor caída en la siembra de trigo

Fueron importantes en el norte bonaerense y sur de Santa Fe; no habría más superficie
En medio de una campaña que tendrá la peor siembra de trigo en más de 110 años, ayer volvieron a aparecer las lluvias para frenar en parte un drama aun mayor en el cultivo. Después de que la semana pasada las precipitaciones regaron el sudeste bonaerense, la principal región triguera, y permitieron acelerar la implantación, ahora le tocó al norte de la provincia de Buenos Aires. Allí hubo de 20 a 40 milímetros, con algún foco específico por encima de esa marca, lo que contribuiría a que se impulsen algunas siembras del cereal justo cuando se va cerrando el período de trabajo en esa región.

En su última estimación, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires proyectó una superficie de 2,8 millones de hectáreas para el cultivo en el país. Esta superficie es casi un 40% menos que el ciclo agrícola pasado. Con estas lluvias y las que cayeron la semana pasada se evitaría una caída más pronunciada, cuando hay especialistas que prevén un recorte mayor que esa cifra. De hecho, hay analistas privados que creen que sobre ese registro el cultivo podría resignar otras 100.000/150.000 hectáreas extras.

"Las lluvias alcanzaron el nordeste de Buenos Aires, con volúmenes interesantes en algunos lados. Estas precipitaciones pueden impulsar algunas siembras adicionales, pero no va a impactar mucho sobre la intención esperada", expresó Eduardo Anchubidart, responsable de estimaciones de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires. Tras las precipitaciones, para Eduardo Sierra, especialista en agroclimatología, "es probable que un tercio del área triguera haya pasado a tener mejor humedad".

Según Anchubidart, en el norte bonaerense se venía aguardando una reducción del 50% en la siembra. Con las lluvias de ayer, esa caída podría ser del 40-45%. No hay una mejora más importante porque allí está a punto de cerrarse el período óptimo para implantar el cultivo.

Los tiempos apremian

En rigor, por la sequía se perdieron siembras de fines de mayo y junio, y ahora, con las variedades que restan por implantarse (que tienen un ciclo de crecimiento más corto), hay tiempo hasta el 20 del actual. Pero los tiempos apremian e incluso ya se perdieron trabajos aun con ese tipo de cultivares.

"Llovió 20-25 milímetros en Rojas. Al Oeste, para el lado de Junín, cayeron también 20-25 milímetros. Se sembró poco trigo en la zona norte de Buenos Aires, entre un 30 y un 40 por ciento menos que el año pasado y con menos fertilizantes. No veo que cambie mucho esta lluvia; algo más se va a sembrar, pero no hay entusiasmo ni plata", comentó Santiago del Solar, productor del norte bonaerense.

Consecuencia de la intervención del Gobierno sobre el sector, para Del Solar los productores "desconfían de cómo van a ser los mercados a cosecha". En igual sentido se pronunció Alfredo Rodes, director de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap). "El cultivo ya viene muy golpeado por las políticas del Gobierno, y esto no alcanza para incentivar su producción", comentó. Para Rodes las lluvias fueron desparejas y oscilaron entre 20 y 50 milímetros en el norte provincial.

En tanto, para Jorge Zunino, un contratista agrícola de esa misma zona, "hay intenciones de sembrar aunque sea algo para cubrir gastos".

Otras zonas

Pese a las lluvias que se concentraron en el norte bonaerense, con centro aproximadamente en Pergamino, más en algunas localidades del centro provincial, siguen faltando precipitaciones en el sudoeste bonaerense -otra región triguera importante-, La Pampa y parte del sur de Córdoba. Además, el extremo sur bonaerense sigue complicado.

Con esta foto, Anchubidart señaló que los 2,8 millones de hectáreas que la semana última proyectó la Bolsa de Cereales porteña es un "techo". En efecto, diversos analistas privados están proyectando una cifra aun menor.

Respecto de la semana pasada, cuando tuvo buenas lluvias, en el sudeste bonaerense ayer hubo precipitaciones más localizadas. "Llovió poco, 10-15 milímetros en Tandil y 4-5 milímetros hacia la costa", indicó Guillermo Cavalleri, responsable zonal de la firma MSU.

En el sudeste bonaerense hubo precipitaciones importantes en los últimos 40 días, y lo que se preveía como una disminución del 30-35% en la siembra ahora terminaría siendo una baja del 10%. Igual, allí hay tiempo para seguir con la siembra hasta mediados del mes próximo.

En Entre Ríos también se activaron las lluvias y el recorte en la intención de siembra, que era de un 30-35% ahora sería de 5 por ciento.

Comentá la nota