La lluvia trajo alivio para el calor pero no alcanza para la sequía.

Los milimitrajes son aún escasos como para revertir la sequía que afecta a ganado y plantaciones. La intensidad de ayer fue variada.
Una lluvia intensa se abatió desde la noche del martes sobre el Sur de la provincia la que luego se reanudó en la mañana de ayer, causando la consiguiente expectativa por la sequía, pero especialmente por el alivio ante las altas temperaturas.

En el caso de Saladas, en la primera de las jornadas el pluviómetro registró una marca de 61 milímetros de agua caída, mientras la medición de ayer, alcanzó aproximadamente unos 40 milímetros y las estimaciones es que las precipitaciones podrían continuar en sucesivos días.

El cambio climático se inició ingresando al territorio provincial desde el Sur y se desplazó hacia el Norte, por lo que también se informó que en esa zona de la provincia se registraron intensas lluvias en ciudades y campos.

Cabe recordar que el servicio meteorológico anunciaba la presencia de precipitaciones en Corrientes desde el domingo por la tarde o noche y lo reiteró durante los días restantes hasta que finalmente se cumplió el pronóstico de modo cabal.

FUERTES RÁFAGAS:

Sin embargo la intensidad, no sólo de lluvia sino de vientos fueron de variada intensidad, como en el caso de Santo Tomé, donde el arco de acceso al corsódromo fue dañado por el temporal.

En Goya, las precipitaciones fueron por momentos copiosas y se prolongaron desde las 9 hasta pasada las 11, por lo que va de enero cayeron 83.5 milímetros y causó algo de alivio a la sequía que afecta a toda la región castigando los rodeos y las distintas plantaciones, especialmente la tabacalera.

Según indicaron desde el Prodego a:

powernoticias.com, el total de agua caída en la mañana de este miércoles fue de 32 milímetros, que se suman a los 2.5 de la tarde del martes, en tanto el domingo había llovido 22 milímetros, lo que eleva el registro de la semana a 56.5.

Comentá la nota