La lluvia trajo alivio y mermaron las altas temperaturas

En menos de tres días, la ciudad capital fue escenario de violentos vientos y fuertes precipitaciones. Hecho natural que no ocasionó voladuras de techos, y derribamiento de árboles y postes como la tormenta anterior, pero si dejó sin suministro eléctrico a varios barrios tras haberse cortado los cables de luz.
En lo que va de la semana, y tras sufrir como antecedentes varios meses de sequía, Formosa fue escenario de fuertes tormentas, acompañada de abundantes precipitaciones. La ciudadanía temerosa, tras registrarse la voladura de techos, y caída de árboles y postes –en la tormenta anterior- se refugió al percibir las nubes en el horizonte cerca de las 19:30 horas.

Las precipitaciones y los vientos mermaron a las 20:30, bajando como consecuencia la sensación térmica de la capital formoseña.

Menor agresividad

Ayer, las abundantes precipitaciones fueron acompañadas por fuertes vientos que no ocasionaron en esta oportunidad serios destrozos como la sucedida el lunes pasado –la cual derribó postes de luz, árboles y murallas, las que ocasionaron serios destrozos en varios automóviles- , la que dejó en su paso serios daños económicos.

Alivio

Las altas temperaturas que se registraron ayer –noticia que se eco en varios medios nacionales- sofocaban a la comunidad. Situación que llegó a su fin con la lluvia que se precipitó cerca de las 19:45, la cual trajo alivio y merma a las altas temperaturas.

Peligrosidad

En diferentes puntos de la ciudad -por la proximidad del suceso anterior del día lunes-, todavía se encontraban los menoscabos ocasionados por los fuertes vientos, como ser cables cortados y colgados, restos de árboles, y chapas que no se encontraban seguras.

Testimonios

"Es bueno que llueva, porque debido a las altas temperaturas no podemos estar dentro de nuestros hogares", expresó un vecino del barrio 2 de Abril, agregando además: "Pero cada vez que vemos el cielo negro también nos asustamos, porque últimamente vienen muy fuertes los temporales".

"Muchas veces nosotros nos preocupamos cuando llueve, pero el agua trae alivio a miles de pobladores que no tienen agua", sostuvo una habitante del barrio Obrero, : "y no estoy hablando de barrios alejados, son los que se encuentran en la franja que costea la Circunvalación", finalizó diciendo.

Comentá la nota