Una lluvia torrencial trajo tanto alivio como lamentos a Frías

Quejas. Viejos problemas volvieron a presentarse especialmente en el sector periférico. Vecinos piden la poda de árboles que corren riesgo de caer.
FRÍAS, Choya (C) Durante la madrugada de ayer cayeron sobre la “Ciudad de la Amistad” cien milímetros de agua, producto de una fuerte tormenta que se desató después de la una y se extendió hasta casi las seis en forma constante. Para muchos fue un verdadero alivio después de días de intenso calor, pero para otros fue un verdadero dolor de cabeza.

Sobre la calle Carlos Monti, entre Eva Perón y Mitre, se vino abajo uno de los enormes y viejos lapachos del lugar. Cayó encima de un automóvil Fiat 147 blanco, le causó abolladuras en el techo y lo cubrió casi totalmente con ramas. Los vecinos dijeron que ocurrió alrededor de las cinco.

El gigantesco árbol se desprendió de sus raíces. Parte de sus ramas afectaron una vieja casa del predio ferroviario que no tiene ocupantes, y al desplomarse partió casi a la mitad a una enorme mora que estaba sobre la vereda cubriendo así toda la calle

La gente del lugar transmitió a EL LIBERAL su preocupación respecto de estos árboles que considerados históricos, pero endebles a los vientos y las tormentas. Además hace mucho tiempo que no son podados, puesto que sus copas alcanzaron una considerable altura. “Es importante que el municipio actúe cuanto antes para evitar que en futuro se tenga que lamentar la vida de alguien” dijeron. En total son más de diez los enormes árboles existentes en esta zona.

Por otro lado, en los sectores alejados del centro, las precarias viviendas sufrieron grandes filtraciones como consecuencia de la torrencial tormenta. No obstante, la policía dijo que no se lamentaron víctimas.

Comentá la nota