La lluvia y el riesgo del dengue

El mosquito Aedes aegypti transmite, además, la fiebre amarilla.
Generar compromiso y responsabilidad en la gente para reducir los factores de riesgo que ponen en jaque su salud. Está es una de las metas del Ministerio de Salud Público para prevenir las enfermedades, que en esta oportunidad apunta a la lucha contra el dengue; una infección que transmite el mosquito Aedes aegypti, el mismo que contagia la fiebre amarilla. Ocurre que las fuertes y copiosas lluvias que por estos días afectan a gran parte del territorio provincial son de alto riesgo para el aumento de distintas patologías, entre ellas dengue y fiebre amarilla.

El peligro latente está en los depósitos de agua de lluvia que se forman en los distintos espacios, constituyendo verdaderos criaderos de mosquitos.

Los sitios más vulnerables son los patios de las viviendas, que es donde mayormente hay objetos en desuso -grandes y pequeños- que al retener agua se convierten en lugares favoritos para que la hembra del Aedes ponga sus huevos.

Frenar la transmisión

En ese orden, la cartera sanitaria informó que en estos momentos se encuentran intensificando las acciones preventivas para evitar la proliferación del dengue, "enmarcadas en un plan general que se lleva a cabo de manera ininterrumpida durante todo el año, con medidas de prevención, y consejos constantes".

El Coordinador de Epidemiología, Alberto Gentile, recordó que más allá de las actividades que se desarrollan desde el estado provincial, la finalidad es "generar el compromiso de la comunidad en la lucha contra esta transmisión".

Sobre todo -agregó- teniendo en cuenta que la manera más eficaz de evitarlo es desde los hogares con tareas de prevención, erradicando los criaderos de mosquitos".

Comentá la nota