Una lluvia de 50 milímetros encendió la protesta de los vecinos

La segunda lluvia de importancia sobre la capital, a pesar de que el sistema de drenaje en general funcionó correctamente, se pudieron observar inconvenientes producto de la falta de trabajo en algunos lugares que no se realizaron en la época de sequía y también por el taponamiento producido por plásticos que los vecinos arrojan a diestra y siniestra.
Una lluvia de 50 milímetros encendió la protesta de los. A pesar de que la lluvia caída era de aproximadamente 50 milímetros al mediodía en la capital chaqueña fueron numerosos los vecinos que a través de las emisoras pedían ayuda especialmente en la zona norte, en barrios como Cristo Rey, Lavalle y Calle 9, villa Barberán, ( en este lugar Ayala dijo que “hay un asentamiento en una zona muy baja, que es una cañada, y hay una empresa contratada por el IPDUV para ejecutar viviendas. Están realizando un canal pero está tapado el preexistente” ), en el Canal de Soberanía y Canal Quijano. Esta situación, además de los lugares tradicionales de inundación en la capital chaqueña, generaron numerosos inconvenientes en las vivienda y también significa que Obras Públicas de la Municipalidad no realizó una tarea acorde en la época de pocas precipitaciones por lo menos en lo que a limpieza de zanjas y lugares críticos y tampoco realizó una tarea de concientización de la comunidad que, lamentablemente, sigue tirando plásticos por todos lados. La intendenta dijo que históricamente, quienes viven al otro lado del Canal Quijano, generan tapones con tierra para hacer los ingresos de criaderos de chancho y otras actividades, y ahí se producen los taponamientos”. En el cruce del canal con avenida Alberdi se observa el taponamiento con camalotes y como el agua no corre. Eso es lo que perjudica a los asentamientos de la zona Sur, admitió.

Los problemas se registraron en toda la ciudad. “En Villa Ercilla, que desagua al riacho Arazá, que va a la Belgrano, está complicada porque se saturan los desagües. Ahí falta el conducto de desagües que se pretende hacer con la obra de pavimentación, y ahí se solucionaría toda esa cuenca”, aseveró Ayala.

Si bien desde primera hora de la mañana la intendente Aída Ayala se puso al frente de la emergencia climática, y junto al Secretario de Obras y Servicios Públicos, Oscar Bonfanti, y la Secretaria de Planificación, Alicia Ogara, salieron a realizar la clásica recorrida por la ciudad para señalar que “todo funciona bien”, la verdad es que los problemas que sufrieron los vecinos se deben principalmente a la falta de previsión, tal como lo manifestaban por los distintos medios de comunicación los vecinos a la vez que se preguntaban qué se hizo durante la época de sequía.. Si bien fue intensa la precipitación los 50 milímetros no tendrían que haber significado tantos dolores de cabeza.

Comentá la nota