La lluvia, escasa.

Pasadas las 17.15 de ayer, un chaparrón de pocos minutos marcó los pluviómetros de la zona de Santa Rosa en 6,5 milímetros, aportándole algo de humedad al ambiente pero sin alcanzar a hacer mella en la sequía que sufre la región. La última precipitación en esta capital se había registrado el pasado 11 de enero, oportunidad en que cayeron 2 milímetros, según las mediciones del Servicio Metereológico Nacional, dependiente de la Fuerza Aérea Argentina.
El agua también llegó al este y noreste de la provincia: se registraron precipitaciones en Catriló, Eduardo Castex, Toay, Winifreda, General Pico y al área rural de Jacinto Arauz. Hasta el cierre de esta edición, hacia el suroeste de La Pampa no había llegado el alivio del agua.

Record.

En tanto, también se detectó ayer la máxima temperatura de la temporada: 41,4 ºC registrados a las 16.25. Ese valor habría marcado el pico en la ola de calor que viene sufriendo la ciudad desde hace algunos días y que ya el viernes había superado la barrera de los 40 grados. Por la tarde de ayer ya se notó una merma en los termómetros que llevará algo de respiro a la ciudad para el domingo y los primeros días de la semana entrante.

Pronóstico.

La lluvia de ayer no sólo aportó humedad ambiental sino que también hizo disminuir significativamente la temperatura en consonancia con las previsiones que indicaban un corte en la ola de calor a partir de hoy. Según el pronóstico del tiempo, desde el record registrado ayer (41,4º) se pasará a los 28º de máxima previstos para hoy.

En tanto, no se esperan grandes precipitaciones para el área de Santa Rosa, aunque permanecerá algo nublado por la mañana mejorando hacia la tarde. Al noreste de la provincia, en tanto, para hoy se anticipa cielo nublado a la mañana con probabilidades de lluvias y tormentas fuertes, mejorando recién hacia la noche.

Necesidades.

A nivel nacional, un área importante del país todavía necesita entre 80 y 100 milímetros de precipitaciones para comenzar a revertir el fenómeno de la sequía que afecta a la ganadería y la agricultura por igual.

La titular de Agro del Servicio Meteorológico Nacional, Liliana Núñez, prepara un informe sobre sequía que será presentado el próximo martes en la reunión de la Comisión Nacional de Emergencia Agropecuaria.

"Una zona importante de Buenos Aires en el noreste y el sudoeste necesita lluvias de más de 100 milímetros para que revierta el proceso", indicó la experta, en declaraciones a Noticias Argentinas.

El sudeste, el centro y el nororeste de la provincia de Buenos Aires, en general deberían recibir entre 80 y 100 milímetros.

La zona que necesita de abundantes precipitaciones es muy amplia: una parte de Córdoba, el centro y norte de Santa Fe, el noroeste de Entre Ríos, el sur de Corrientes, y La Pampa, entre otras áreas dedicadas a la actividad agropecuaria.

Con mediciones desde 1971, Núñez afirma que se trata de la peor sequía de los últimos 37 años, pero que el récord, en realidad, supera los 50 años.

Expectativas.

"No obstante, debemos considerar que para estas expectativas tomamos parámetros homogéneos de suelos, sin pendientes (por donde discurre el agua)", explicó.

Sin embargo, la reactivación depende mucho de la capacidad de absorción del perfil edáfico (suelos) que en gran parte de la depresión del Salado es arcilloso, pobre, de pastos duros y por eso fue más apto para la ganadería que para la agricultura.

Para la elaboración de los mapas de riesgo agro-climático se requiere información de un conjunto de áreas como la meteorología, climatologñia, edafología, manejo de cultivos, fisiología vegetal y tecnologías de producción.

Otro de los técnicos consultados afirmó que en la depresión del Río Salado los terrenos son anegables y la poca humedad es retenida por las arcillas y menos disponible para las plantas.

Los expertos opinan que una sequía en la depresión del Salado de tres meses es más fuerte que en la zona núcleo productiva.

El país agrícola aguarda para las próximas horas la llegada de un frente frío.

"A partir del 25 de enero, un frente de Pampero recorrerá el área agrícola del Mercosur y causará precipitaciones abundantes en el norte, moderadas en el centro, y ligeras en el sur", advirtió el especialista en agroclimatología Eduardo Sierra.

Estimaciones.

De acuerdo con estas estimaciones, la región del Chaco observará precipitaciones abundantes (25 a 50 milímetros), sobre el norte, y moderadas (10 a 25 milímetros), sobre el sur.

La región pampeana tendrá precipitaciones moderadas (10 a 25 milímetros) sobre sus porciones norte y central, con un foco de valores abundantes (25 a 75 milímetros) sobre el noroeste de Córdoba, mientras que su porción sur registrará valores escasos (menos de 10 milímetros).

La Mesopotamia registrará lluvias abundantes (25 a 50 milímetros) sobre Misiones y el norte de Corrientes, mientras que el sur de Corrientes y la mayor parte de Entre Ríos recibirá valores moderados (10 a 25 milímetros).

Sierra indicó que "durante la corriente perspectiva el agroclima mostrará el inicio de un proceso de reactivación que aportará precipitaciones moderadas a abundantes a las zonas más castigadas por la sequía".

"Lamentablemente, el proceso será lento y gradual, de manera que, mientras se completa, muchos lotes continuarán sufriendo un estrés termo-hídrico que limitará su potencial de rendimiento", concluyó.

Comentá la nota