La lluvia despertó el miedo a otra crecida en Areco

La altura del río está 80 centímetros arriba de lo normal. Dicen que la situación es "delicada". La intendente ve un panorama sombrío.
Justo cuando algunos pobladores comenzaban a regresar a sus casas, a reestablecerse en sus hogares –varios destruidos por la violencia del agua- la lluvia volvió a la ciudad bonaerense de San Antonio de Areco y de forma amenazante. La cantidad de agua y el tiempo previsto para su duración despertó el temor a una segunda crecida del río Areco.

"En nuestra ciudad la situación es delicada y expectante, ya que llueve en forma torrencial desde las 4 de la madrugada. El río se ha vuelto a encajonar y se está recargando de agua que viene de arriba, de otras regiones de la provincia", dijo a Télam un vocero municipal.

El funcionario recordó que "la gente había terminado de regresar a sus casas ayer domingo" y afirmó que "por el momento no hubo que registrar nuevos evacuados".

En tanto, la intendente Estela Lennon aseguró esta mañana que están "en alerta" por la ocurrencia de lluvias en las últimas horas, pero al mismo tiempo aseguró que el río "no ha salido de su cauce" y "no tiene por qué inundar nuevamente" el casco urbano, aclaró. Sin embargo, reconoció que el panorama volvió a "ensombrecerse".

La jefa comunal comentó que el río Areco "estaba muy bajo ayer", pero con los 64 milímetros de precipitación que se produjeron en estas horas "ha tomado mucha velocidad" el caudal, mientras que las previsiones climáticas indican que habrá lluvias hasta por lo menos el miércoles.

Las lluvias caídas hasta primera hora de la mañana en Carmen de Areco alcanzaban los 50 milímetros y en San Antonio de Areco 65 milímetros, mientras que la altura del río Areco se encontraba 80 centímetros arriba de lo normal.

Según estimaciones de oficinas de Defensa Civil en el interior del país, sólo en 2009 unas treinta mil personas debieron desplazarse de sus hogares por fenómenos vinculados con el clima y alojarse provisoriamente en colegios convertidos en centros de emergencia, sin condiciones apropiadas de higiene, alimentación y seguridad.

EN SANTA FE, ALERTA Y EVACUADOS POR EL PARANÁ. El río Paraná volvió a crecer este lunes en el sur de Santa Fe por lo que se dispuso el estado de alerta y se incrementaron los patrullajes por agua y tierra en la zona ribereña del sur provincial, donde fueron evacuadas algunas familias, se informó oficialmente.

El intendente de Villa Constitución, Horacio Blaquié, precisó que "el problema es la crecida del río y el agua de la lluvia. Hay mucha gente en la barranca y cuando llueve mucho se derrumba, ya se cayeron piezas y baños", remarcó. "Hasta el momento siete familias han sido evacuadas y han sido reubicadas en casas de familias y en un salón que se habilitó especialmente. Se trabaja pero no tenemos suficientes recursos", admitió.

El jefe de Prefectura de Rosario, prefecto principal Claudio Mazziota, informó a la agencia DyN que los patrullajes se realizaban esta mañana en la zona del Gran Rosario, para advertir a la población ribereña sobre los peligros de la creciente.

El río se encontraba este lunes en esta región en los cinco metros, es decir tres centímetros más que los registrados el domingo, por lo que fue declarado el estado de alerta. En caso de alcanzar los 5,30 metros se iniciará la etapa de evacuación.

En El Mangrullo, un asentamiento de viviendas precarias ubicadas en los bajos del barrio Roque Sáenz Peña, al sur de Rosario, varias personas fueron evacuadas y personal de la comuna estaba colocando bolsas de arenas para frenar el avance de las aguas. En la zona de barrancas prácticamente no quedaban familias, ya que todas habían sido reubicadas por Defensa Civil del municipio rosarino.

Comentá la nota