La lluvia una bendición.

Los 68 milímetros registrados hasta esta hora, transformaron al de hoy en el día más lluvioso en lo que va del año, obraron como una verdadera bendición para los campos de la región, favoreciendo en gran forma a los sembradíos de soja y aportando el agua necesaria para la recuperación de los recursos forrajeros.
En otro orden, la lluvia también resultó positiva para el nivel de las napas de agua de nuestra ciudad, que junto al campo venían soportando las consecuencias de una dura sequía.

Comentá la nota