Con la lluvia se acentuó el drama energético.

El temporal que azotó ayer la capital y el interior provincial multiplicó las quejas de los usuarios por los problemas en el servicio eléctrico. Al menos 20 barrios en esta ciudad se quedaron sin energía. Pero el corte comenzó antes de que se desatara la tormenta. La explicación oficial: una rata hizo saltar un transformador.
Desde la noche anterior, el cielo nublado y los relámpagos anticipaban la llegada de la tormenta, que finalmente se desató cerca del mediodía de ayer, con fuertes ráfagas de viento e intensa lluvia sobre la ciudad. Y con ello, una imagen repetida, anegamiento de calles, ramas y árboles caídos y cortes de energía eléctrica. Según informó el Servicio de Observación Meteorológica, desde las 11.30 hasta las 16.15 cayeron unos 43.5 milímetros de agua. Y una veintena de barrios quedaron sin luz, incluso algunos quedaron sin el servicio ya desde la medianoche hasta la mañana de ayer.

Mediante un comunicado, la Dirección Provincial de Energía de Corrientes (Dpec) informó las causas de un corte en el suministro de electricidad, ocurrido desde las 00:09 del 28 de enero en la estación transformadora “Corrientes Centro”, que opera la transportista Transnea S.A”; allí “se produjo la apertura de la interconexión en 33 kv Barranqueras ­ Corrientes I y II, por falla según lo informado por Transnea S.A”, argumentaron.

Como consecuencia de ello, quedaron fuera de servicio las siguientes zonas de la ciudad capital: barrio La Rosada, Deportes y la zona del microcentro, Canal 13, Pujol, Itatí, Plácido Martínez, Bañado Norte, Industrial, Víctor Colas, Apipé, San Gerónimo, y el centro de distribución 10 (Chacabuco y 3 de Abril), afectando a los barrios Celia, Belgrano, Santa Rosa, Villa Chiquita, y Santa Teresita, enumeró la Dpec.

Asimismo, en su informe indicó que “el servicio se reanudó entre la 01:16 y la 01:39 aproximadamente, con lo que volvieron a contar con el flujo energético los usuarios que habían sufrido las consecuencias de la interrupción”. No obstante ello, vecinos de diferentes sectores de la ciudad se comunicaron con la redacción de El Litoral para manifestar su enojo por que en horas de la mañana de ayer la luz aún no regresaba a sus hogares.

Sobrecarga y clima

Una fuente de la Dpec señaló que el corte del suministro no se debió solamente a cuestiones climáticas, sino también a una sobrecarga de energía debido a la alta demanda de los usuarios por el intenso calor que imperó durante todo el martes, por lo que hubo muchos aires acondicionados encendidos.

Por otra parte, la fuente consultada dijo que el apagón que se sintió en el microcentro se debió a que un roedor ingresó a la subestación del distribuidor de la zona norte causando el corte del suministro de energía.

Los mismos de siempre

Si bien no hubo numerosos barrios afectados por la lluvia caída sobre la ciudad, el director de Defensa Civil de la Comuna capitalina, Bruno Lovinson, informó a El Litoral que -como siempre- cada vez que sucede una tormenta (o simplemente caen unas gotas) el Iberá y la Olla son las zonas más afectadas.

“Seguimos monitoreando los sistemas de desagüe, porque el escurrimiento del agua es muy lento en estos sectores”, comentó el funcionario. Asimismo, dijo que los daños causados por el temporal fueron leves, “sólo algunas ramas caídas y cortes de cables de energía en el barrio Las Heras, por Gutenberg y Necochea, Maipú al 2000”, enumeró Lovinson.

Comentá la nota