Llovieron críticas a De Ángeli por sus dichos sobre los peones

Lo criticaron desde Kirchner hasta De Narváez. El presidente de la Federación Agraria le exigió que se retracte.
El presidente de la Federación Agraria Argentina, Eduardo Buzzi, le envió ayer una carta al titular de la filial entrerriana, Alfredo De Ángeli, reclamándole que se "rectifique y retracte públicamente" de lo dicho el miércoles durante el acto de la Mesa de Enlace nacional realizado en Paraná.

En esa oportunidad, el ruralista había sostenido que "hay que juntar a los peones en las estancias, subirlos a la camioneta y decirles a quién hay que votar".

La carta enviada por Buzzi advierte: "Como referente máximo de la entidad es que te solicito que te rectifiques y retractes públicamente, pues es para todos nosotros un agravio inmerecido semejantes declaraciones en un director titular de la entidad".

"Como presidente de la entidad, y en nombre de miles de chacareros que luchamos contra las prácticas clientelares tanto de la época del menemato como ahora del actual gobierno, no podemos más que sentirnos profundamente agraviados por semejantes afirmaciones que son de origen políticamente oligárquicos y feudales" señaló luego.

El máximo referente de la Federación Agraria e integrante de la Mesa de Enlace nacional agregó: "Como federados no podemos menos que repudiar las expresiones que has vertido ayer en Entre Ríos" que "tienen más que ver con la década infame y lo peor de la política argentina, que con la democracia plural, participativa e inclusiva que pregona y pregonó históricamente Federación Agraria Argentina".

Críticas por doquier. El exabrupto de De Ángeli no sólo fue criticado por los dirigentes del justicialismo, contra los cuales el Torito entrerriano hace campaña, sino también por dirigentes de la oposición, con alguno de los cuales compartió palcos en los últimos días.

El gobernador, Sergio Urribarri, dijo ayer que "subir a los trabajadores rurales a las camionetas y llevarlos a votar por alguien es una expresión antidemocrática de patrones autoritarios". Y agregó que la gente distingue "entre los verdaderos dirigentes de aquellos desbocados que dicen lo primero que se le viene a la cabeza. Con esas actitudes no se va a ninguna parte", señaló.

Urribarri dijo que los dichos del ruralista oriundo de María Grande "no son un exabrupto ni un acto fallido. Es la expresión de un pensamiento real".

En ese sentido, agregó que "seguramente los trabajadores rurales evaluarán bien a este gobierno porque objetivamente es el que más ha hecho por ellos promoviendo el blanqueo de miles y miles de empleados que trabajaban en negro en el campo sin aportes y sin obra social".

"Si este gobierno aflojara en esas cuestiones, miles de trabajadores rurales volverían a esa situación", opinó.

En tanto, el ex gobernador Jorge Busti indicó: "De Ángeli va a tener que ir a un psiquiatra, porque esto de ir a un acto de un partido, luego a un acto de otro partido, de decir realmente una cosa que hasta (Hugo) Biolcati se asombró... es terrible. Decir que suban a los peones en las estancias a las camionetas y les digan a quién tienen que votar, me hace acordar a la consigna contra Perón en el 46, que salten la tranquera y que voten. Parece que los tienen que tener de rehenes para ir a votar", subrayó el ex gobernador.

Por su parte, el presidente del Partido Justicialista, José Cáceres, sostuvo que "a lo que dijo De Ángeli, Robustiano Patrón Costas y la Sociedad Rural de la década infame lo decían y lo hacían, pero en voz baja. Ni el presidente de la Sociedad Rural de Concordia, que acaba de ser denunciado por amenazas de muerte a sus empleados, se animaría a decir públicamente lo que dijo De Ángeli. Es una vergüenza, una infamia" agregó.

El titular de la bancada oficialista de diputados nacionales, Agustín Rossi, opinó que con dirigentes como De Ángeli "el país atrasa". "Tenemos a Macri que nos vuelve a la década del 90 y De Ángeli que nos vuelve a las década infame del 30", ironizó ante FM Milenium.

Sobre el entrerriano afirmó que "es un capanga; es su estilo político, de mucho autoritarismo, muy reñido con las normas demócraticas, y claramente autocrático a la hora de relacionarse con la sociedad".

En tanto el ex presidente Néstor Kirchner, consultado al respecto durante una recorrida de campaña, le reclamó que "respete a la gente".

Paradójicamente al reclamo de Kirchner se unió ayer su rival directo para las elecciones del 28 en la provincia de Buenos Aires. El dirigente opositor Francisco De Narváez salió rápidamente a despegarse del ruralista, quien compartió tres apariciones públicas con él en las últimas semanas. "No estamos de acuerdo con lo que dijo De Ángeli", señaló ayer.

El candidato a diputado nacional por el frente Unión PRO ya había discrepado con el titular de la Federación Agraria de Entre Ríos, cuando había propuesto adelantar la asunción de los nuevos legisladores electos en lugar de esperar a que tomen posesión de sus bancas el 10 de diciembre.

Explicación poco convincente

De Ángeli aseguró ayer: "Me expresé mal y me entendieron peor, cuando dije que había que juntar a los empleados de las estancias decirles a quién votar".

No obstante, pidió "disculpas". En ese sentido, explicó: "Lo que digo es que si gana este gobierno se profundiza el modelo, y entonces va a haber más desocupación y las tranqueras se van a cerrar".

Luego, agregó: "Hay empleados que están a 30, 40 o más kilómetros de donde votar, y que no entienden (la situación del sector). Por eso hay que llevarlos a votar, y explicarlos por quién no votar, por una cuestión de seguridad laboral", precisó el dirigente entrerriano.

Comentá la nota