La UIA llevó a Cristina reclamos, pero dijo que la crisis "se amesetó"

La UIA llevó a Cristina reclamos, pero dijo que la crisis "se amesetó"
El titular de los industriales se reunió ayer con la Presidenta y hablaron de la devolución del IVA, la ley de ART y el apoyo a las pymes. Sin embargo, no hubo cruces en el tema que más preocupa al Gobierno, el nivel de actividad de las empresas.
La presidenta Cristina Kirchner se reunió con el titular de la Unión Industrial, Héctor Méndez, para evaluar cómo les pega la crisis internacional a las fábricas. La Presidenta quiso saber si habrá despidos y el dirigente fabril endulzó los oídos presidenciales cuando confió que en la UIA creen que la crisis "se amesetó".

En su primer encuentro como jefe fabril con la Presidenta, el empresario (quien fue solo a la Rosada), reforzó aquel piropo cuando habría disparado: "Presidenta, yo no hago política". Así, pareció despejar los temores que existían en Gobierno sobre un posible endurecimiento del sector fabril con este modelo económico, a poco menos de dos meses antes de las elecciones. Justo de la industria, que fue el motor del crecimiento económico de las gestiones K hasta que, entre otras cuestiones, se filtró la crisis internacional.

"Cristina le contó al amigo Méndez que la recaudación está repuntando levemente y él nos dijo que en la mesa chica de la UIA creen que la crisis ya tocó piso", dijo el ministro de Planificación, Julio De Vido al salir de la reunión en la que acompañó a la Presidenta. También estuvo su par de la Producción, Débora Giorgi.

Las confesiones del "amigo Méndez", según entendieron los K, auguraron que no habrá futuros choques estadísticos entre las mediciones de la UIA y las del INDEC. "Ni mencionamos el tema del INDEC", le dijo Méndez a Clarín y calificó al encuentro de ayer como "muy cordial, hablamos muy cómodamente".

Sin embargo, este diario pudo saber que en la Casa Rosada ya saben que el inminente índice que difundirá la UIA en las próximas horas destacaría una caída en la producción de sólo 1,5 ó 1,7% en marzo. En febrero, la UIA había marcado un derrumbe del 12,5% en la producción mientras que el cuestionado INDEC sólo computó una caída del 0,6%.

Más allá de la incompatibilidad de las mediciones, hubo otro tema que inquietó los ánimos tanto en Gobierno como en el seno de la UIA. Recientes declaraciones del titular de Fiat, Cristiano Rattazzi, señalando que la industria no podía seguir atada sólo al mercado interno. Ayer, antes de la reunión de Méndez con Cristina, la UIA ya había difundido un comunicado de prensa resaltando que aquellos dichos "sólo constituían opiniones estrictamente personales". Fuentes de Fiat coincidieron en que "Rattazzi nunca habló como miembro de la UIA".

En un segundo comunicado, la UIA informó que en la reunión con Cristina se "avanzó en una solución para las ART, la agilización de una ley para las pymes y la agilización del pago de 300 millones de pesos de reintegros a los exportadores por devolución de IVA".

Dentro de la UIA, ayer hubo batalla campal por las palabras del titular de Fiat. Durante cuatro horas, los miembros de la Junta (agrupa a los representantes provinciales) dispararon contra Rattazzi (quien estuvo ausente) porque consideraron que el empresario en el fondo impulsa un cambio de modelo económico: menos focalizado en el mercado interno como propone el kirchnerismo y más liberal, cercano al de los '90.

Ayer hubo dudas en torno a las razones por las que Méndez fue solo a la Rosada. El dirigente argumentó que "Cristina me pidió que nos viéramos a solas". Sin embargo, ella lo esperó con De Vido y Giorgi. Quedó pendiente otra cita con toda la mesa chica de la UIA. Quedó para dentro de dos semanas y, tal vez, a ese encuentro no vaya Rattazzi.

Comentá la nota