La CTA llevó al Congreso su plan de blindaje social

Entregaron un paquete de proyectos a los legisladores que inician su mandato.
Con cerca de 8 mil personas y entusiasmados por el nuevo fallo de la Corte Suprema sobre libertad sindical que empezó a correr de boca en boca pasado el mediodía, los principales dirigentes de la CTA se movilizaron ayer al Congreso de la Nación. Fue para presentarle a los flamantes legisladores un paquete de leyes que esperan sean tratadas y que se enmarcan en su programa de "blindaje social".

El encuentro estuvo encabezado por el secretario General de la entidad, Hugo Yasky, y además fueron oradores el delegado del subte Beto Pianelli, la líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala, el diputado Edgrardo Depetri, el adjunto de la entidad, Pedro Wasejko y Sandra Fuentealba, la mujer del docente asesinado en Neuquén Pedro Fuentealba.

La CTA puso ayer toda su logística en marcha y logró una masiva e inesperada convocatoria con delegaciones principalmente de la Capital Federal y provincia de Buenos Aires. Y también con gremios enrolados en esa central obrera como pesqueros de Mar del Plata, Telefónicos y del gremio de Neumáticos.

Con relación a los proyectos presentados, los ejes estuvieron puestos en: prohibición de los despidos sin causa, suspensión de las ejecuciones a las empresas recuperadas, un pedido para que se modifique la fórmula con la cual se calcula la movilidad jubilatoria, un pedido para introducir una actualización automática en la asignación universal por hijo que contemple la inflación, entre otros puntos; y el pedido para que haya una "tarifa social" que garantice a los mas pobres tarifas fijas en los servicios básicos.

También exigieron que el histórico fallo de la Corte Suprema sobre libertad sindical de noviembre de 2008 se traduzca en ley. En ese sentido, presentaron un proyecto donde piden que "todos los trabajadores sin distinción gocen del derecho de constituir asociaciones sindicales para la promoción y defensa de sus intereses". En el mismo proyecto, se contempla que esos trabajadores no pueden ser despedidos ni suspendidos. Y también se pide que esos gremio, simplemente inscriptos, manejen planillas de descuento.

Con relación al fallo del Máximo Tribunal que estableció que los delegados de los gremios "simplemente inscriptos" tienen la misma protección legal que los de sindicatos con personería gremial (ver página 3), Yasky le dijo a Clarín: "Es un fallo que profundiza el del año pasado. Se dio un paso irreversible y todo indica que empezó una cuenta regresiva para que nos den la personería".

Según el líder de la CTA, es necesario que ahora la legislación vigente acompañe los fallos de la Corte, aunque admitió algunas dudas respecto al empuje político que puede llegar desde el Gobierno.

"Este es un Gobierno maniatado por su alianza con Hugo Moyano, pero los fallos de la Corte, las advertencias de la OIT están cerrándoles el camino y van a tener que actuar", agregó.

Comentá la nota