Se llevó adelante seminario impulsado por CAME

El mismo contó con la presencia de 45 participantes. "La vidriera, una vendedora de 24 horas", se realizó en la Cámara Económica. Se trabajó en dos jornadas, a cargo de la arquitecta Titina Castro.

Con la presencia de 45 participantes, finalizó la noche del pasado 1 de abril, el Seminario "La vidriera, una vendedora de 24 horas". Se realizó en la Cámara Económica, gracias al apoyo de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Durante 8 horas, repartidas en dos jornadas, la arquitecta Titina Castro, docente capacitadora del Instituto de Desarrollo y Capacitación Comercial de CAME atrapó la atención de los "alumnos". Se trabajó en el concepto de que la vidriera es la imagen, la marca del comercio, es su presentación, y fundamentalmente es el primer contacto con el cliente.

"Es una posibilidad concreta y durante las 24 horas de ofrecer productos, con el valor agregado de una propuesta que debe seducir en corto tiempo y agradablemente, y estimulando los sentidos. Es una valiosa herramienta donde mostrar propuestas audaces y distintas para ofrecer posibilidades diferentes de comercialización", expresó la docente.

A partir de esos conceptos se trabajó en un ambiente interactivo (en el que todos expresaban sus opiniones), en la profesionalización de la vidriera.

Frente a la avalancha de productos y mensajes publicitarios, los locales comerciales se ven obligados a renovar constantemente su oferta, como una forma de captar el ojo del posible comprador. Una de las formas de lograrlo, es darle identidad a la propuesta.

Otro eje importante a implementar en cuanto a la relación de los productos con su presentación es la referida a vidrieras rotativas, bien iluminadas y coloridas, montadas sobre la base de una infraestructura permanente que luego pueda ir variando de acuerdo a un cronograma preestablecido de eventos o actividades.

La implementación de técnicas de decoración, la mayoría proveniente del arte; la información sobre iluminación y montajes existente, y, por sobre todo, el estudio de los costos de estas instalaciones, son los puntos principales a tener en cuenta frente a una propuesta de escenografías de vidrieras e interiorismo.

Una idea brillante no tiene porqué ser cara. Muchas veces las puestas en escena se realizan con elementos de otros proveedores por canje de publicidad. O bien se utilizan materiales semi descartables, debido a la rápida rotación de productos en exposición.

Los distintos rubros, ya sea indumentaria, accesorios, juguetes, artículos para el hogar y decoración, y otros, o bien servicios como hotelería o gastronomía, son aptos para producir imágenes con materiales de bajo costo y rápida realización.

Según las estadísticas, las vidrieras armadas por expertos, elevan las ventas en un 22%.

http://www.noticiasmercedinas.com/090405cem.htm

Comentá la nota