Llevan a la Corte el escándalo de Santa Rosa

El intendente, Sergio Salgado, pedirá a la Justicia que medie en su enfrentamiento con los ediles. Mañana deciden si lo suspenden.
Los concejales acusan al intendente de usar vales de nafta para pagar otros gastos y el intendente contraataca denunciando a los ediles por usar dinero público para comprar ropa y contratar a un chofer, a pesar de que no tienen vehículo oficial.

Las peleas políticas en Santa Rosa comenzaron como un conventillo, pero ahora metieron al departamento en una crisis institucional que parece no tener fin.Por eso, mañana, el intendente Sergio Salgado pedirá a la Suprema Corte de Justicia que intervenga, planteando que hay un "conflicto de poderes".

La idea es neutralizar el intento de los concejales de iniciarle juicio político y el plan de contraataque incluye amenazas de denuncias por incumplimiento de los deberes de funcionario público y por malversación de fondos contra los concejales. La decisión tiene el aval del Gobierno provincial. Pero nada evitará, al menos según aseguran en el Este, que mañana mismo el Concejo suspenda a Salgado como intendente durante 15 días para investigarlo.

El conflicto en cuestión explotó porque los ediles quieren iniciar juicio político al intendente por supuestos desmanejos en las cuentas comunales. Lo acusan de malversar fondos a través de vales de combustible y otras cosas. Pero los problemas en ese departamento comenzaron desde el momento en que asumió Salgado.

El hombre es justicialista, pero el Concejo es manejado por la oposición.Hasta los concejales oficialistas se sumaron a las críticas. Todo ocurre en el departamento más postergado de la provincia.

Los escándalos encendieron una luz amarilla en Casa de Gobierno.Ayer, el ministro de Gobierno, Mario Adaro, estuvo en Santa Rosa para intentar convencer a los ediles de frenar su intento de destitución del intendente. La respuesta no fue la esperada y por eso analizan varias alternativas ante la inminente suspensión.

"Hemos analizado las denuncias y los expedientes y no creemos que haya motivos para juzgar a Salgado.Están tratando de llevar rivalidades personales al plano institucional. Eso es grave. Esperamos que se pueda volver a dialogar", dijo el recién asumido Adaro.

Para el funcionario, la situación excede lo político y pone en riesgo la vida institucional."Esto va más allá de un partido. Todo el sector político está preocupado. Tenemos que evitar que esto siga y se convierta en un conflicto social", advirtió.

En el Ejecutivo analizan un plan de "salvataje político" de Santa Rosa para evitar llegar a la intervención del municipio. La primera parte de esa estrategia es intentar disuadir a los concejales y darle intervención a la Suprema Corte. Si el propuesto juicio y destitución prosperan, buscarían otra forma de intervenir.

Pero en el Gobierno aclaran que todo el plan de rescate es con Salgado como intendente. Una de las alternativas es hacer una especie de intervención pasiva. Es decir permitir que sigan Salgado y los concejales, pero incluir algún mecanismo de control institucional.

Días clave

Mañana, los concejales formalizarán el dictamen contra el intendente y el martes podría ser suspendido preventivamente. La acusación está firmada por los 10 integrantes de ese cuerpo y enSanta Rosa ya aseguran que se negocia quién ocupará el sillón de la intendencia, al menos mientras dure el proceso contra Salgado. La acusación es por malversación de fondos.

"No entiendo. Me querrán hacer juicio porque soy narigón, porque otro motivo no hay", asegura Salgado. Para defenderse, acusa: "Son ellos los que deberían controlar sus gastos.Tendrían que explicar por qué el presidente del Concejo gastó 6.000 pesos del presupuesto en ropa.Que explique por qué compró trajes, medias y hasta ropa tropical".

Para intentar impedir la movida, elGobierno asegura que si Salgado es juzgado sin elementos, habrá una contradenuncia por abuso de poder e incumplimiento de los deberes de funcionario público. Antes pedirán a la Suprema Corte que medie en el conflicto.

Comentá la nota